As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

El programa de intervención y rehabilitación Renaissance Crossroads le dio a Andy Donkel una segunda oportunidad en la vida.

Advertisement

Sin el programa, su estilo de vida impulsado por el alcohol y las drogas se encaminaba hacia la autodestrucción.

“Cambió mi vida”, dijo Donkel, que vive en Lebanon, sobre el programa de tratamiento para delincuentes masculinos no violentos que tiene gran éxito en Lebanon. “Estoy eternamente agradecido por ese programa”.

La historia de la vida de Donkel no es bonita, pero vale la pena contarla.

Advertisement

Cuando era niño, albergaba pensamientos de inseguridad y sentimientos de inseguridad, lo que lo hacía incapaz de ver su verdadero valor.

“Cuando estaba en la escuela primaria, no encajaba, no pertenecía”, dijo Donkel. “Siempre hubo una lucha dentro de mi cabeza. Me sentí como, ‘¿Por qué soy diferente? ¿Por qué no le agrado a la gente? Esa fue la historia que jugó en mi cabeza. No era necesariamente cierto, pero lo hice realidad y le di energía”.

Cuando comenzó a experimentar con alcohol a los 15 años y poco después añadió marihuana, comenzó a creer un tipo diferente de mentira.

“Me hizo sentir que podía encajar, me sentía seguro de que eso era lo que me faltaba toda mi vida”. Dijo Donkel. “Eso me dio luz verde para ir y venir cuando quisiera, hacer lo que quería hacer. Ya no tenía esa restricción, ese miedo”.

Advertisement

Creyendo que finalmente tenía autoestima, Donkel se convirtió en la vida de una fiesta interminable y, en su mente, en un extrovertido habilitado por las drogas y el alcohol. Pero los subidones iniciales provocados por la primera bebida o la primera calada no duraron.

Comenzó a experimentar con sustancias más duras: cocaína, metanfetamina y heroína.

Durante sus dos décadas de fiesta, Donkel le dijo mentiras a su familia y amigos para cubrir su dependencia química, que solo fracturaba y destrozaba esas relaciones cuanto más se aventuraba por la madriguera del conejo. Tampoco podía tener un empleo estable: ser despedido o dejar un trabajo tras otro.

Andy Donkel ha estado limpio y sobrio desde el 3 de mayo de 2018 (foto proporcionada).
Advertisement

Incluso la relación que Donkel tenía con la madre de sus dos hijas, ahora de 7 y 9 años, comenzó en una fiesta que organizó en su casa. ¿Sus denominadores comunes? Drogas y alcohol.

“Si bien tuvimos momentos en los que tratamos de reducir la velocidad, mantenernos unidos y tratar de resolver las cosas, [la relación] nunca progresó y siguió empeorando cada vez más”, dijo Donkel. “Incluso cuando los pedazos de vida brillaron, no duró mucho”.

Cuanto más duras se volvían las drogas, más difícil era para ellos mantenerlas juntas.

“Más adelante en nuestra relación comenzamos a consumir sustancias más fuertes y adictivas y fue entonces cuando las cosas se pusieron mucho más difíciles, mucho más rápidas”, dijo Donkel. “Ella estaba entrando y saliendo de las salas de emergencia y finalmente se quitó la vida”.

Advertisement

Todavía hubo otras consecuencias que resultaron de años de un estilo de vida indulgente con el alcohol y las drogas. Sus padres solicitaron la custodia de sus hijos y él tuvo problemas con el largo brazo de la ley, no una, ni dos, sino tres veces.

A los 24, Donkel tuvo su primer DUI, el segundo a los 27 y el tercero a los 35, unos 20 años después de su primera cerveza. Durante esas dos décadas, Donkel probó programas de rehabilitación de 30 días, pero nunca con mucho éxito.

Para algunos en recuperación, 30 días no es tiempo suficiente.

“Los estudios han demostrado que 30 días es una gota en el agua cuando se trata de tratamiento de adicciones”, dijo Mandy Newmaster, directora de instalaciones de Pennsylvania Counseling Services, que administra el programa Renaissance Crossroads en nombre de los Servicios de libertad condicional para adultos del condado de Lebanon.

Advertisement

Después de su tercer DUI, Donkel tuvo una opción: enfrentar de uno a cinco años en una prisión estatal o aceptar ingresar al programa Renaissance Crossroads.

“Mi abogado habló con el juez y otras personas y les preguntó si el tratamiento era una opción y Crossroads era esa opción”, dijo Donkel. “Al principio estaba muy preocupado porque quería el camino más rápido a casa. Mi abogado pensó, no vas a aprender nada en la cárcel, esto te mantendrá local y aprenderás algo sobre ti mismo”.

Ahora en su decimonoveno año, Renaissance Crossroads, financiado con subvenciones, ha sido un éxito absoluto para las 165 personas que se graduaron del riguroso programa de 34 meses. (Hace unos seis años se agregó un programa de seguimiento más corto, que consta de 120 días, para los infractores de la libertad condicional).

“No puedo decir que haya una salsa secreta para nuestro éxito”, dijo Newmaster. “Debo decir, sin embargo, que es la duración del programa. El hecho de que tengamos casi tres años para trabajar con alguien es nuestro mayor activo. Estos hombres han estado consumiendo durante tanto tiempo y en tal cantidad que se necesitan de tres a cuatro meses para aclarar la cabeza. Necesitan esa cantidad de tiempo antes de poder comenzar a ver el panorama general”.

Creado en 2001 por el entonces juez presidente Robert J. Eby, en cooperación con la oficina del fiscal de distrito y el departamento de libertad condicional para adultos del condado, Renaissance Crossroads es una alternativa a la cárcel que, de alguna manera, puede ser más difícil que cumplir una condena.

Advertisement

“La entrada al programa viene con una sentencia de 34 meses y la apariencia del programa es diferente para cada cliente”, dijo Newmaster. “Hay un amplio tratamiento hospitalario, los pacientes están bajo supervisión constante y viven en el Hospital de Veteranos las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sus días están muy estructurados y las reglas son muy estrictas”.

Advertisement

Antes de ser aceptado en el programa, un delincuente debe haberse declarado culpable de los cargos y luego enfrentarse a un riguroso proceso de investigación para determinar si está listo o no para cambiar su vida.

“A menudo le digo a la gente, cuando hago su evaluación, esto no es más fácil que la cárcel”, dijo Newmaster. “Si cree que va a venir a Crossroads para evitar la cárcel, esto no es más fácil. La comida es mejor, las camas son mejores, pero el trabajo emocional que les vamos a pedir es 100 veces más duro que la cárcel”.

La oficina de Renaissance Crossroads. 
El programa fue creado en 2001. (Foto proporcionada)

Donkel sabe exactamente lo difícil, riguroso y emocionalmente agotador que es el programa. Le tomó más de un año de asesoramiento eliminar las capas de vergüenza que sentía que había traído a su familia y extraer sentimientos profundamente arraigados que había enterrado con respecto a su relación con la madre de sus hijos.

“Fue solo después de estar en Crossroads durante aproximadamente un año cuando comencé a soltarme y comencé a abrir los ojos y darme cuenta de que había posibilidades más allá de mi imaginación”, dijo Donkel. “Ese primer año contuvo mucho miedo y mucho orgullo por esconder lo mejor que pude. Ese primer año, quería un trago, fumar un porro o hacer una línea de cocaína para enterrar el dolor de la vergüenza y la culpa que estaba sintiendo”.

Advertisement

Retirar esas capas abrió Donkel a nuevas emociones.

“A medida que soltaba pedazos y piezas, pude hablar sobre la madre de mis hijos, mis experiencias de infancia en la escuela, y algunas cosas que hice de las que me avergüenzo y cosas que hice de las que no estoy orgulloso”, Donkel dijo. “Sentir que podía ser parte de algo sin beber fue un gran avance. Una vez que comencé a discutir esas cosas, el miedo disminuyó y me di cuenta de que cuanto más vulnerable me volvía, más confianza tenía sobre la posibilidad de cambio. Y comencé a quererlo”.

Advertisement

A diferencia de Donkel, no todo el mundo quiere cambiar. De los 248 hombres que ingresaron al programa, 83 no se graduaron.

“La mayoría de los fracasos de nuestro programa son personas que salen por la puerta principal de la AMA (en contra del consejo médico)”, dijo Newmaster. “Estas son personas que tienen problemas de comportamiento, por lo que esperamos desafíos. Han estado en el sistema de justicia penal durante mucho tiempo, acostumbrados a actuar y ser agresivos. Pero después de un tiempo, o vas a trabajar en tus problemas o no lo haces”.

Un porcentaje mucho menor no logra un progreso mensurable y esas personas, al igual que las que abandonan AMA, terminan haciendo su tiempo. Alrededor del 99 por ciento de los que abandonan el programa son enviados a una prisión estatal para cumplir su condena, agregó Newmaster.

En Renaissance Crossroads, no hay retrocesos, no hay segundas oportunidades para los fugitivos y aquellos que no pueden aceptar el tipo de cambio que los lleva de la oscuridad a la luz.

“La conclusión para cualquier persona que tenga problemas de adicción y abuso de sustancias es que debe desear un cambio interno”, dijo Newmaster. “Y a veces la gente simplemente no está preparada. Podemos tener todos los trucos a nuestra disposición, todo el conocimiento de los libros a nuestra disposición y un gran personal como lo hacemos en Crossroads. Pero como dice el viejo adagio, ‘Puedes llevar a un caballo al agua pero no puedes obligarlo a beber’”.

Como Donkel aprendió que la vida pobre tiene un alto costo, ahora está viviendo la mejor vida que puede, aunque, un día a la vez, una necesidad para los adictos, ya que los demonios siempre están al acecho, siempre esperando para llevarte de regreso al abismo.

“La lucha es real, los pensamientos todavía surgen”, dice Donkel. “Los comerciales en la televisión me recuerdan cuando disfrutaba beber. Escucharé una conversación paralela de alguien hablando sobre una droga que hizo y obtendré un destello que me emocionará”.

Donkel ahora trabaja como especialista en TI en Zeigler’s Distributors en Lebanon. 
(Foto proporcionada)

Sin embargo, esos viejos sentimientos no son rival para la red de apoyo de Donkel, que incluye a su patrocinador y su programa de 12 pasos, el apoyo de su familia, amigos y personal de Crossroads y, lo más importante, el amor que él siente y recibe de él – sus hijas.

Después de graduarse de Renaissance Crossroads a fines de enero de este año, Donkel ha estado limpio y sobrio desde el 3 de mayo de 2018, su primer día en el programa. Ahora también tiene una carrera como especialista en TI en Zeigler’s Distributors en Lebanon.

Un trabajo de tiempo completo, un requisito para graduarse de Renaissance Crossroads, también significa que tiene dinero en el banco y seguridad financiera, algo que el alcohol y las drogas le robaron cuando era más joven.

“No cambiaría lo que tengo ahora por ninguna de esas experiencias nunca más”, dijo Donkel. “Tengo respeto. Tengo a mis hijos en mi vida y son felices. Una de las cosas por las que estoy más agradecido, por encima de todo, es que cumplo las promesas que les hago a mis hijos”.

Traducido por Nelly Arvizu


¿Conoce a un ciudadano de Lebanon con una historia interesante para compartir? ¡Danos consejos sobre qué presentar a continuación!

Regala el periodismo local.
Si está agradecido por lo que LebTown aporta a la comunidad, considere unirse a nuestra causa como miembro. Los miembros obtienen una visión interna de nuestro calendario de publicaciones cada semana, además de invitaciones a nuestro grupo de Facebook exclusivo para miembros y happy hours.

Regístrese para obtener una membresía anual usando el enlace a continuación, y le daremos una taza LebTown gratis en la próxima hora feliz.

Aprenda más y únase ahora aquí.