Con la adquisición de Quentin Tavern, los restaurantes Funck’s continúan expandiéndose

5 min readPosted July 30, 2020

Si lo desea, puede referirse a Alan Funck como emprendedor en serie. Pero tal vez una mejor caracterización sería un proveedor implacable de éxito.

Hay pocos empresarios locales que pueden afirmar que poseen o poseen parcialmente seis, que pronto serán siete, empresas. Pero lo que hace que la historia de Funck sea aún más notable es que ha logrado su éxito en la difícil industria de restaurantes y tabernas, y que ha seguido dándose cuenta a pesar de los efectos debilitantes de la crisis del coronavirus.

Advertisement

“Hay cosas en las que siempre estoy trabajando”, dijo Funck. “Siempre estoy mirando otros restaurantes y lo que están haciendo, solo tratando de obtener más conocimiento. Tratando de obtener más chefs, más gerencia y tratando de construir nuestro equipo. Tengo que probar nuevas ideas. Siempre hay cosas que aprender. Algunas cosas funcionan muy bien y otras no. Intentamos tener un buen personal, buen ambiente y decoración, y tratamos de mantener algunas cosas diferentes.

“Para mí, lo más importante es el desafío”, continuó Funck. “Hay que desarrollar un menú y la atmósfera. Tienes que tomar todas esas decisiones. Tienes que armar un bastón. Es agradable porque tienes que configurar algo para que la gente disfrute. Cuando lo haces, es gratificante”.

Funck creció en el negocio de los restaurantes. 
Le dijo a LebTown que siempre trabajó para restaurantes propiedad de sus padres, o que trabajó para sí mismo. (Falk)
Advertisement

Junto con su esposa y su hermano, Funck posee o posee parcialmente el restaurante Funck’s en Palmyra, el restaurante Funck’s en Leola, el escondite de Mount Gretna y la cervecería Snitz Creek en el Líbano. Recientemente, los Funcks reinventaron su restaurante en Fort Indiantown Gap y lo calificaron como otra fábrica de cerveza Snitz Creek y renovaron totalmente el Sol Naciente en Campbelltown, y ahora están en el proceso de compra de la Taberna Quentin.

Leer más: Funck’s at the Gap se renombró como Snitz Creek Restaurant & Brewery

Funck creció en el negocio de los restaurantes, y el factor común con todos esos negocios es que todos tienen atmósferas de comidas informales. Eso y el hecho de que todos han disfrutado de diferentes cantidades de éxito.

Advertisement

“Hay otras personas en el centro de Pennsylvania que poseen varios restaurantes”, dijo Funck. “Pero no conozco a nadie en el condado de Lebanon. Ciertamente hay personas en todo el país que lo hacen. De alguna manera, está replicando el éxito, pero también crea nuevos problemas a medida que cambian las cosas. Es un negocio desafiante. Lo disfruto. Pero lo veo como tratar de hacer crecer el negocio”.

“Hemos sido parte de muchas comunidades buenas”, continuó Funck. “Tenemos un gran personal. Esas son probablemente las cosas clave [para el éxito]. Solo estamos tratando de hacer nuestro mejor esfuerzo y mantenernos al día. Siempre están cambiando”.

En 2018, Funck volvió a abrir el Rising Sun después de meses de renovaciones y un puñado de actualizaciones. Dijo que llegó a un acuerdo con el actual propietario Steve Lynn para comprar la Taberna Quentin y que espera hacerse cargo de ese negocio en cuatro a seis semanas.

Advertisement

“Alguien me había mencionado hace varios años que Steve podría estar interesado en vender”, dijo Funck. “Hemos estado hablando de vez en cuando desde entonces. Antes del cierre, llegamos a un acuerdo. Para mí, me gusta dónde se encuentra la Taberna Quentin. Han hecho un gran trabajo durante mucho tiempo. No planeo hacer muchos cambios. Ya tienen un gran personal”.

“El Sol Naciente fue un proyecto mucho más grande”, agregó Funck. “Destripamos totalmente todo el edificio. Necesitaba mucho trabajo. Pero quería mantener la sensación rústica con el viejo edificio. Desde la década de 1790, ese edificio ha sido una especie de restaurante. Eso fue realmente importante con ese proyecto”.

Funck se encuentra fuera del Rising Sun, que volvió a abrir en 2018. (Falk)

Al crecer, Funck trabajó junto a su padre y su madre en Funck’s Restaurant en Palmyra, que comenzaron en 1969. En 2014, Funck’s fue remodelado para incluir un bar, y en 2016, la ubicación de Leola fue comprada y renovada, pero no fue así. hasta 2009, cuando Funck compró el Hideaway de Mount Gretna que él se quitó totalmente por su cuenta.

“Crecí en el negocio y trabajé allí cuando era adolescente”, dijo Funck, ahora de 50 años, y graduada de la preparatoria Annville-Cleona. “Después de la universidad, me quedé en el negocio. Cuando tenía 20 años, sabía que quería hacer mi propio restaurante. Al final de los 30, decidí que quería hacer el escondite de Gretna. Conozco los entresijos del negocio. Mis padres tuvieron mucho éxito en el negocio. Estaban muy dedicados al negocio”.

“En la universidad, estaba planeando ir a la facultad de derecho por un tiempo, pero luego decidí no hacerlo”, agregó Funck. “Me gustaba ser dueño de mi propio negocio y conocía el negocio de los restaurantes. Nunca he tenido un trabajo. Nunca llené una solicitud de empleo. Siempre trabajé para mi familia o trabajé para mí ”.

Nada de la experiencia práctica de Funck al crecer podría haberlo preparado para la pandemia de COVID-19. Pero donde algunos hombres ven desafíos, otros ven oportunidades.

“Siento que nuestra área no ha sido tan afectada como algunas de las ciudades más grandes”, dijo Funck sobre el coronavirus. “Fue extremadamente difícil ser cerrado y limitado a comida para llevar, especialmente con el tipo de restaurantes que tenemos. Desde el 5 de junio, cuando pudimos cenar al aire libre, hemos agregado tiendas de campaña a algunas de nuestras ubicaciones. Lo hemos estado haciendo bastante bien. No hay mucha demanda de comidas en interiores en este momento”.

Advertisement

Adquirir nuevos negocios durante la crisis, dijo, significa que está asumiendo un mayor riesgo.

“Soy consciente de ese riesgo. Pero lo veo como una estrategia a largo plazo. Lo estoy viendo como un año, tres años, cinco años más adelante. Ciertamente, la esperanza es que el mundo será diferente en ese período de tiempo. Los próximos seis meses son mucho más esbozados”.

La mesera de Rising Sun, Jessie Kulp. (Falk)

Ese tipo de visión y gestión de riesgos a menudo se asocia con emprendedores. Pero Funck también posee las habilidades de flexibilidad y multitarea.

“Creo que son rasgos de personalidad”, dijo Funck. “La mayoría de las personas que son emprendedoras tienden a ser optimistas y a correr más riesgos. Soy optimista sobre el futuro. A la mayoría de las personas propietarias de empresas les gustan los desafíos de hacer que las cosas sucedan y seguir trabajando.

“Es un negocio muy difícil”, agregó Funck. “Todos conocen las estadísticas de cuántos restaurantes fallan. Es un negocio realmente desafiante. Hay muchas personas que quieren entrar en el negocio de los restaurantes”.

Funck ha adquirido recientemente la Taberna Quentin. 
Le dijo a LebTown que planea hacerse cargo formalmente en las próximas cuatro a seis semanas. (Falk)

Funck dijo que actualmente no hay nada en su plato más allá de ir con éxito a la Taberna Quentin. Pero las oportunidades parecen buscar personas como él.

“Creo que siempre estoy tratando de hacer crecer el negocio”, dijo Funck. “No tengo un siguiente paso específico después de [la Taberna de Quentin]. Siempre estoy buscando otras oportunidades disponibles. A veces me preocupa tener demasiado enfoque en la comida informal. Consideraría otros conceptos también”.

Advertisement

“Se trata de la elección personal y las capacidades de lo que puede manejar”, agregó Funck. “Eso es cualquier negocio. Pero solo porque quieras hacerlo, no significa que seas capaz de hacerlo. Simplemente sigues creciendo, supongo”.

Advertisement

Traducido por Nelly Arvizu


More Stories