Los nuevos propietarios de Cornwall Inn se adaptan a la pandemia

7 min readPosted September 13, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Advertisement

A pesar de sentir los efectos de la pandemia de COVID-19, los nuevos propietarios de Cornwall Inn han encontrado formas de mantenerlo.

Faith y Dan Brandt han sido dueños de Cornwall Inn, una instalación de alojamiento y lugar para bodas y eventos, desde septiembre del año pasado.

La posada y las dependencias de la propiedad fueron construidas por Robert Coleman en algún momento de finales del siglo XVIII. La historia del sitio es evidente en la arquitectura y el diseño de estos edificios, casi todos los cuales son los mismos que cuando se construyeron por primera vez.

Advertisement

Todas las fotos son de Emily Bixler, reportera de LebTown, a menos que se indique lo contrario.

La parte trasera de la posada.
Esta escalera conduce a las suites de arriba.
Advertisement

“Es bueno que la gente experimente este lugar”, dijo Dan. “Hay tanta historia y Cornwall está impregnado de historia. 

“La gente no debería tener que pasar por ahí y preguntarse qué es este lugar, deberían poder, al menos por un tiempo, entrar y verlo”.

Cuando los Brandt compraron la propiedad a Andy y Rochelle Arnold, dueños de Bluebird Inn, estaba llena de muebles genuinos de los años 18 y 1900.

Advertisement
Algunos de los muebles originales.

También han agregado algunos muebles que combinan con el ambiente de la posada.

Los Brandt construyeron esta mesa de café a juego con esta habitación.

“Encajan tan bien que uno pensaría que vinieron con el edificio en sí”, dijo Faith.

Desde que compraron la propiedad, los Brandt han construido una heladería dentro del edificio. Inicialmente habían planeado abrirlo al público a principios de este verano, pero necesitaban retrasar la apertura hasta el próximo verano para dar cabida a las bodas que debían posponerse.

Dan y Faith Brandt limpian el interior de la heladería. 
Dan y su padre construyeron este mostrador ellos mismos.

“Sabes, no quieres estar cerrado los fines de semana cuando la gente quiere ir a tomar un helado, así que pensamos ‘el año que viene podremos abrir’”, dijo Faith.

Si bien esto se desvía de sus planes iniciales, ahora tendrán más tiempo para prepararse para la apertura.

Advertisement

“Sabes, también vemos eso como una bendición, porque lo compramos en septiembre pasado, hicimos bodas hasta finales de diciembre”, dijo Faith. “Estábamos ocupados tratando de resolver las cosas y ahora tenemos mucho tiempo para decidir qué poner en el menú y todo lo que queremos hacer en cuanto a eso y modificar el horario”.

Advertisement

Cuando abran la tienda, servirán helados de Kreider’s, que tiene su sede en Manheim. También planean obtener la mayoría de sus ingredientes de granjas y negocios locales.

Además de agregar la heladería, los Brandt han agregado más flores y paisajismo al local.

Hay cientos de flores y plantas distribuidas por toda la propiedad.

La mayor fuente de ingresos de Cornwall Inn fueron los grandes eventos, por lo que no poder tenerlos durante la mayor parte del año lo ha perjudicado financieramente. Sin embargo, los Brandt han encontrado algunas formas de adaptarse.

Comenzaron a organizar “noches de citas”, donde las parejas podían cenar en una de las tres suites de la posada. Si querían quedarse en la posada, tenían la opción de pasar la noche con descuento.

Para muchas personas, esta parecía una opción más segura que cenar en un restaurante porque tenían una habitación y un baño separados de los demás huéspedes.

La Suite Coleman es una de las opciones que las parejas pueden elegir para su cita nocturna.

“Solo queríamos que se tiraran algunas cosas adicionales [para] llenar algunos huecos para las personas [que] pueden querer salir a comer pero no se sienten cómodas yendo a donde podrían [entrar en contacto con otros]” dijo Faith.

Recibieron una respuesta positiva y ya han tenido bastantes parejas aprovechando esa oferta.

Advertisement

Muchas de las bodas programadas en la posada para este año se cancelaron o pospusieron debido al COVID-19, pero los Brandt han comenzado recientemente a organizar bodas nuevamente, ahora que las restricciones gubernamentales sobre los grandes eventos se han reducido.

Advertisement

Sin embargo, estas bodas deben ocurrir de una manera socialmente distante, que se ve muy diferente a las bodas a las que la gente puede estar acostumbrada.

Se requiere que todos los invitados usen máscaras, y los Brandt tienen letreros colocados para recordarles a las personas que se mantengan puestos.

Los Brandt han colocado varios carteles como este alrededor de la propiedad. 
Algunas personas también colocan sus propios carteles en su boda.

Muchos de los anfitriones de la boda han adaptado sus mesas de entrada por seguridad, como incluir secciones para que las personas enumeren sus números de teléfono y dónde estarán en dos semanas en el libro de visitas. Algunos incluso han regalado desinfectante de manos o máscaras de colores como obsequios de la boda.

“En su mayor parte, la gente ha sido muy amable”, dijo Faith. “Todos están tratando de resolver esto para ver cómo podemos avanzar y aún mantener a todos a salvo y todo ese tipo de cosas.

“Ellos saben lo difícil que es para nosotros y nosotros sabemos lo difícil que es para ellos, así que todos han trabajado juntos”.

Durante una ceremonia de boda en la posada, los novios suelen pronunciar sus votos bajo esta estructura.

Estas bodas también son más pequeñas de lo planeado anteriormente. La mayoría estaba originalmente programada para tener alrededor de 140 personas, pero terminaron teniendo entre 70 y 120 personas en promedio.

Una pareja decidió reducir su número de invitados a la boda a 30 personas y tener una recepción más grande el próximo año cuando (con suerte) se hayan levantado las restricciones.

Advertisement

Los Brandt también han tratado de reducir el contacto externo en bodas y eventos haciendo el catering ellos mismos en lugar de tener una empresa de catering. Dan tiene experiencia trabajando en restaurantes y catering, por lo que tiene las habilidades para atender eventos.

Por lo general, después de una boda, los recién casados ​​se dirigen a casa o se van de luna de miel. Sin embargo, han estado pasando la noche en la posada con más frecuencia recientemente, debido a restricciones de viaje.

La suite Iron Baron es otra suite del Inn. 
Aquí también es donde el novio y los padrinos de boda se preparan para la boda.

“La mayoría de la gente no está viajando a algún lugar en este momento”, dijo Dan. “Se van a quedar más locales después de la boda, así que es agradable venir directamente a tu suite. 

“También es más relajante porque no tienes que conducir, no tienes que preocuparte por nada”.

Advertisement

Aunque estas bodas son diferentes a la mayoría, los Brandt todavía disfrutan de ser anfitriones en el Inn.

Advertisement

“Es genial tener bodas en este momento”, dijo Dan. “Ya sea que tengan que celebrar [su boda] ahora debido al aspecto financiero o simplemente quieran casarse con la persona que aman, es genial poder ayudarlos a superar eso”.

Un aspecto positivo de tener bodas socialmente distantes, según los Brandt, es que los invitados a la boda se están esparciendo y usando más los terrenos, en lugar de simplemente acurrucarse en la gran carpa, como solían hacer en tiempos anteriores a COVID.

En cuanto a los asientos al aire libre, imprescindibles para reuniones socialmente distantes, abundan los bancos, mesas y sillas distribuidos por todo el recinto.

Hay muchos bancos y sillas alrededor del granero (izquierda) y la cochera (derecha).

“Hay algunas fiestas que normalmente tendríamos adentro, pero las vamos a organizar en [la cochera] y en esta área [para sentarse al aire libre] porque no son lo suficientemente grandes para la carpa, pero esto sería un espacio de buen tamaño ”, dijo Faith.

La cochera se encuentra en la parte trasera de la propiedad.

Por lo general, realizan Art the Inn, un evento de arte comunitario, cada pocos meses. Tenían uno programado para abril, pero tenían que trasladarlo al 15 de agosto.

En este evento, tenían varios negocios locales que vendían arte y otros productos. Todas las mesas y tiendas de campaña de los vendedores estaban espaciadas por lo menos a seis pies de distancia y tanto los asistentes como los vendedores debían usar máscaras.

Los visitantes de Art the Inn caminan por los jardines, mirando las mesas de los vendedores. 
(Alexis Steele)

Además de los vendedores de arte, había un carrito de café que vendía café helado y tés, una cervecería que vendía diferentes cervezas artesanales y los Brandt vendían comida.

En general, si bien la pandemia de COVID-19 ha presentado algunos desafíos, la adaptabilidad de los Brandt y el propio Cornwall Inn les ha impedido recibir mucho daño.

Advertisement

“Todo lo que [la pandemia] hizo fue retrasarnos un poco”, dijo Dan. “Si podemos sobrevivir comprándolo en (último) septiembre, sin apenas tener ingresos y luego que esto suceda, probablemente podríamos superar cualquier cosa con este negocio”.

Traducido por Nelly Arvizu


More Stories