As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Debido a los desafíos siempre cambiantes relacionados con el trato con los adolescentes, el coaching requiere adaptabilidad, compasión y creatividad.

Advertisement

Para los entrenadores de primer año, la importancia que se le da a esas tres habilidades aumenta exponencialmente. Ahora intente imaginar los desafíos que enfrenta un entrenador que se hace cargo de un programa deportivo durante una pandemia.

Megan Hanichak tiene tres de tres; ha alcanzado la trifecta de coaching de COVID-19. La residente de Myerstown, de 26 años, es entrenadora, entrenadora en jefe novata y cinco meses después de Coronavirus al frente del entrenador de voleibol femenino de la ELCO.

No está claro si Hanichak se dio cuenta del todo exactamente para qué se había inscrito cuando asumió el cargo de Paul Dissinger en mayo. Pero los entrenadores superan, se ajustan y cumplen; es lo que hacen. Y Hanichak es entrenador.

Advertisement

 “¡Cuéntamelo!” Dijo Hanichak. “Ha habido días en los que me he sentado y me he reído. Tan loca como ha sido esta pretemporada, hará que la próxima parezca tan fácil. Quería ser entrenador toda mi vida y sabía que iban a surgir estos desafíos. Creo que hasta ahora estoy bien. Las chicas están felices. En este punto, está a todo vapor. Con la temporada de COVID, hay menos tiempo para pensar en las pérdidas. Es juego tras juego tras juego.

 “Creo que es [la flexibilidad] lo más importante que los entrenadores deben tener”, continuó Hanichak. “Estás tratando con chicas de secundaria. Mi atención debe estar en esas chicas, y todo lo demás debe quedar fuera del gimnasio. Durante dos días a la semana, algunos ni siquiera están físicamente en la escuela. Están en casa frente a las computadoras tomando clases, y luego tienen que cambiar de marcha y encontrar la motivación para practicar. Pero al final del día, es [entrenar] una de las cosas más gratificantes que puedes hacer, así que vale la pena “.

Antes de hacerse cargo de las jugadoras de voleibol de los Raiders, Hanichak ayudó a Dissinger, quien inició el programa en 2008, durante un par de temporadas. Aunque su principal experiencia en el voleibol provino de jugar cuatro años en Pottsville High School y cuatro más en la Universidad de Wilkes, nada podría haberla preparado para esto.

 “El voleibol ya no formaba parte de mi vida”, dijo Hanichak, quien trabaja en el distrito escolar de ELCO como Supervisor de Contabilidad. “Le dije al entrenador Dissinger que quería ser parte del programa. Cuando terminó el año pasado, Paul me notificó su intención de retirarse, que era hora de pasar la antorcha. Presenté mi solicitud y pasé por el proceso de contratación.

Advertisement

 “Me encantaba el coaching voluntario, pero todo cambia cuando eres el entrenador en jefe”, continuó Hanichak. “Me considero organizado, y me gusta tener el control. Cuando eres voluntario, solo obtienes los aspectos divertidos del coaching. Es como si aparecieras y les enseñaras a las chicas lo que sabes”.

Hanichak asumió el cargo de entrenador en jefe en mayo, en el apogeo de la pandemia. Después de que COVID-19 cancelara las prácticas de verano bajo techo, la crisis también retrasó el inicio de la temporada de ELCO y condensó los 15 entrenamientos oficiales de pretemporada de los Raiders en 20 días.

Hanichak y ELCO abrieron su temporada el mes pasado el 24 de septiembre, con una derrota en casa ante Northern Lebanon.

“Nuestro trabajo de verano fue cancelado”, dijo Hanichak. “Luego llega julio y nos dicen: ‘Puedes tener entrenamientos, pero no puedes tenerlos en el gimnasio’. Así que instalamos un área de práctica en el césped justo afuera de la oficina del distrito y la usamos durante dos semanas para poner a las niñas en forma y trabajar en los fundamentos. Habían perdido muchas de sus habilidades de voleibol. Algunas de las chicas no habían tocado una pelota de voleibol en un año.

Advertisement

“Definitivamente no fue lo ideal”, agregó Hanichak. “Para poner a las chicas en forma y trabajar en los fundamentos, fue una bola curva, pero lo solucionamos. Hicimos lo que teníamos que hacer. Definitivamente hubiera sido fácil decir: ‘No tengo gimnasio. ¿Cómo podemos jugar al voleibol? Tenías que ejercitarte en ese momento. Para mí, no había otra opción “.

El voleibol femenino es el único deporte escolar local que se juega en interiores en el otoño. Debido a las restricciones del gobernador Tom Wolf sobre las reuniones públicas, no más de 25 personas pueden estar juntas en el gimnasio a la vez.

Esa restricción creó un conjunto de dificultades totalmente diferente para Hanichak.

 “Para nuestro partido de Northern Lebanon, nuestro director atlético [Doug Bohannon] canceló el juego JV”, dijo Hanichak. “Podrías tener ocho jugadores y un entrenador. Esa noche no pude tener una chica (que suele jugar al equipo universitario) y ningún entrenador asistente. Eso es 25 exactamente. Eso es. Nadie tomando fotografías y sin espectadores. Esto también es difícil para los padres.

Advertisement

 “Ayuda que Doug Bohannon esté haciendo un gran trabajo para que todo funcione sin problemas”, agregó Hanichak. “No querría su trabajo. Pero todos se sintieron cómodos. Estaba tranquilo en el gimnasio, por supuesto, queremos espectadores. Pero el panorama general es que las chicas pueden estar en el gimnasio practicando el deporte que aman. Llegan a tener su temporada. Pueden estar juntos y jugar. Hace tres meses, no pensé que estaríamos en este gimnasio jugando voleibol “.

En su mayor parte, los jugadores de Raider se han entusiasmado con Hanichak. Siempre existe este período de ajuste entre los jugadores y un nuevo entrenador en jefe, pero existe una sensación real en el equipo de que todos están pasando por algo único juntos.

“En este punto, todas las chicas del equipo estaban en el equipo el año pasado, excepto una”, dijo Hanichak. “Sabía que todos iban a entrar. Estoy realizando mis prácticas con todos los jugadores juntos, así que espero que mis JV estén listos para el nivel universitario. Solo los hace mejores. Con 13 chicas, necesito que estén listas en cualquier momento. Soy un entrenador muy práctico.

“En cuanto a goles, quiero alcanzar .500”, continuó Hanichak. “Creo que es una meta realista, la pones tú, y si la alcanzas, partes de ahí. Quiero que las chicas se destaquen y obtengan un reconocimiento de estrellas. Pelean cada vez que están en esa cancha. También quiero que estas chicas se vayan esta temporada con nuevas amistades o amistades más fuertes. Quieres dejar la temporada pensando que hiciste nuevos amigos y que eras un buen compañero de equipo”.

Advertisement

Más importante aún, esta temporada ha sido una experiencia de aprendizaje, tanto para los jugadores de Raider como para Hanichak. Es el tipo de aprendizaje que solo puede provenir de enfrentar y superar la adversidad.

“Veo la lucha más para las personas mayores”, dijo Hanichak. “Es un poco más inmediato para ellos. Son muy realistas. Estamos en la misma página como, ‘estamos aquí jugando y estamos felices por eso’. Las cosas cambian constantemente. Todos son muy buenos con sus máscaras y su distancia social”.

“Creo que lo entienden”, continuó Hanichak. “Vieron cuál podría ser el resultado. Perdieron el final de su año escolar el año pasado. Perdieron su temporada de primavera. Si las cosas empeoran, volveremos a estar donde estábamos. Queremos quedarnos en la escuela. Si hacemos lo que se supone que debemos hacer, tal vez podamos volver a la normalidad”.

 Porque la nueva normalidad supera a la alternativa.

Traducido por Nelly Arvizu

Advertisement

¿Preguntas sobre esta historia? ¿Sugerencias para un futuro artículo de LebTown? Comuníquese con nuestra sala de redacción utilizando el formulario de contacto a continuación y haremos todo lo posible para responderle.

Advertisement