Investigadores y defensores abordan los casos desproporcionados de COVID-19 en la comunidad latina

9 min readPosted May 8, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Advertisement

COVID-19 podría haber sido una sentencia de muerte para Gisele Fetterman y su familia, si el virus hubiera golpeado cuando era una niña.

“Si esta pandemia hubiera ocurrido mientras crecía, mi familia no lo habría logrado. Pierdo el sueño tan solo pensar en eso,” dijo Fetterman a LebTown.

La madre de Fetterman huyó de un Brasil desgarrada por las luchas nacionales en 1990 para criar a sus hijos en los Estados Unidos.

Advertisement

“Mi madre era indocumentada. Ella trabajaba como ama de llaves,” dijo Fetterman. “Ella no habría estado trabajando durante esta pandemia. No hubiéramos sobrevivido.”

Fetterman, que trató de mantener un perfil bajo cuando era niña, ahora es la segunda dama de Pensilvania. Su esposo es el teniente gobernador John Fetterman.

La semana pasada, la segunda dama sostuvo una conferencia telefónica con líderes y representantes de los medios de comunicación de la comunidad latina para abordar las preocupaciones de que COVID-19 está golpeando a su población con más fuerza que a la mayoría.

Advertisement

“Me preocupa que afecte a todos los residentes de Pensilvania,” dijo a LebTown. Pero con la comunidad latina en particular, dijo, “están trabajando en puestos de primera línea y solo alrededor del 50 por ciento de los latinos tienen acceso a servicios de salud privados. Ya se ven desigualdades masivas, y solo empeora durante una pandemia.”

Los detalles sobre el origen étnico de las víctimas de coronavirus han sido difíciles de obtener, ya que esas estadísticas no han sido ampliamente difundidas por fuentes gubernamentales y de salud. Sin embargo, el alcalde de York Michael Helfrich dijo recientemente que los latinos representan casi el 81 por ciento de los casos de COVID-19 que se han reportado en la ciudad.

Los latinos representan un tercio de la población de York, según los medios locales.

Advertisement

El Departamento de Salud no desglosa a los latinos en su desglose de casos.

“Hablando anecdóticamente, sabemos que la comunidad latina en el condado de Lebanon también se ha visto muy afectada por el coronavirus,” dijo Nicole Maurer, directora ejecutiva del Consejo de Salud de la Comunidad del Condado de Lebanon.

“La gente está hablando de todos sus amigos y su familia siendo impactados. La comunidad está siendo golpeada muy fuerte ”, dijo ella.

Se dan muchas razones para el impacto en la población latina, desde su concentración en trabajos mal pagados y de alto riesgo hasta la falta de atención médica y predisposiciones genéticas para ciertos riesgos de salud que el virus puede agravar.

Advertisement

“Hay mucho miedo” entre la población latina, dijo Fetterman.

El Dr. William Calo, profesor e investigador de salud latina en la Universidad de Medicina de Penn State, dijo que esta semana hay tres factores principales que ponen a la población hispana en riesgo por el virus: exposición, vulnerabilidad y acceso a la atención médica.

Calo lidera REACH (Enfoques raciales y étnicos para la salud comunitaria), un programa nacional de subvenciones administrado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en los condados de Lebanon y Berks. Está investigando los tres diferenciales (exposición, vulnerabilidad y acceso a la atención médica), todos los cuales hacen que la población hispana sea “más susceptible a contraer COVID-19,” dijo.

Advertisement

“Muchos de los hispanos trabajan en empleos con salarios bajos, y lo que ahora se consideran” esenciales,”” explicó Calo. Ya sea que estén trabajando en el manejo de desechos o abasteciendo los estantes de los supermercados, dijo, “estas personas están constantemente expuestas a otras personas que podrían tener el virus. No se trata de médicos o enfermeras, pero de todos modos son trabajadores de primera línea.”

La población latina es más vulnerable, dijo Calo, debido a una serie de condiciones subyacentes para las personas infectadas. Por ejemplo, alguien que está infectado con COVID-19 tiene una mayor probabilidad de morir si ya tiene diabetes o enfermedad cardíaca, las cuales ocurren en niveles más altos que el promedio entre la población latina.

“Los hispanos son la población con la prevalencia más alta de diabetes en los Estados Unidos, y solo los superan los negros en los Estados Unidos por enfermedad cardíaca,” dijo Calo. Y agregó que “los hispanos a menudo no tienen un buen acceso a la atención médica.”

Combinado, dijo, eso significa que los hispanos que están expuestos al virus tienen más probabilidades de tener resultados negativos.

Advertisement

Sin embargo, las agencias de salud no han publicado muchos datos sobre la edad y el origen étnico de las personas que han contraído COVID-19.

Si bien no hay datos específicos disponibles, Calo dijo que es probable que Lebanon esté siguiendo la tendencia nacional que ve un impacto desproporcionado en la población latina.

“Me gustaría enfatizar lo importante que es obtener datos confiables,” dijo. “Necesitamos una mejor comprensión de quién se enferma y dónde.”

Actualmente, la comunidad médica no cuenta con datos sólidos sobre el origen étnico, dijo Maurer del Consejo de Salud Comunitaria, cuya posición es patrocinada por WellSpan Health. Ella dijo que el Departamento de Salud del estado está comenzando a presionar a los proveedores para que proporcionen datos de etnia en sus hallazgos.

Advertisement

“En todo el país, hemos tenido dificultades para recopilar datos específicos de la etnia,” acordó Maurer. “Mucha gente está comenzando a informar sobre la raza. Sabemos, por ejemplo, que los afroamericanos también están siendo desproporcionadamente afectados por el coronavirus.”

A mediados de abril, dijo, WellSpan creó un grupo de trabajo compuesto por funcionarios de salud locales y líderes comunitarios para ayudar a difundir información a la comunidad hispana y latina.

“Realmente hemos estado trabajando para enviar una amplia variedad de comunicaciones,” dijo, incluidas las redes sociales y los medios locales de radio y prensa en español.

Su organización también está trabajando en materiales que se pueden distribuir por correo o puerta a puerta.

Advertisement

“Necesitamos trabajar para asegurar que la comunicación se proporcione tanto en inglés como en español tanto como sea posible,” agregó. “Estar atento a las diferencias culturales es importante. En ciertas poblaciones, es más fácil para las personas mantenerse separadas. Esa es la naturaleza de la comunidad en diferentes culturas.”

El Community Health Council está planeando un “evento centrado en los latinos” de 10 a.m. a 2 p.m. el lunes 11 de mayo, que incluirá la distribución de máscaras y desinfectantes, así como una opción para verificar los síntomas con un trabajador de salud y discutir opciones para trabajar y compartir el automóvil durante la pandemia.

Aunque la subvención REACH tiene parámetros específicos, como ayudar a establecer estándares de nutrición saludable y mejorar las oportunidades para la actividad física en la comunidad, Calo dijo que CDC les han otorgado “cierta flexibilidad … para desplegar algunos de nuestros recursos para COVID-19.” Eso incluye el uso de trabajadores de salud comunitarios para hacer llamadas a miembros de la comunidad latina y realizar seminarios web con líderes latinos para ayudar a difundir información sobre el virus.

“Estamos desarrollando recursos educativos en español para la comunidad,” dijo. “Estamos poniendo estos recursos a disposición de la comunidad, estamos haciendo muchos anuncios de servicio público y sacando muchos volantes, que estamos entregando en supermercados, tiendas de la esquina, lugares donde la gente puede verlos.”

Una de las mejores herramientas contra la enfermedad, dijo Calo, es la información. Lamentablemente, agregó, la información evoluciona y cambia muy fácilmente y a un ritmo rápido.

“Hace seis semanas, estábamos escuchando las noticias y todos decían que no era necesario usar máscaras,” dijo. “Cuatro semanas después, los datos cambiaron. Obtuvimos mejor información sobre la transmisión de la enfermedad. Luego, los estados comenzaron a alentar a las personas a usar máscaras.

“Ahora, estamos exigiendo que las personas usen máscaras para salir a lugares públicos. En seis semanas, las pautas para usar máscaras cambiaron tres veces. Sin embargo, las personas no siempre están al día con la información más reciente.”

Como no todos los latinos no dominan el inglés, dijo Calo, se les puede limitar la cantidad de información nueva que pueden recibir y procesar.

“Necesitamos difundir información directa, especialmente en español,” dijo. “Estamos tratando de ayudar a las comunidades a comprender más sobre COVID-19.”

Cornell Wilson, un ex concejal de la ciudad de Lebanon que sirve en el Comité Democrático del Condado de Lebanon y en la Comisión Asesora del Gobernador para Asuntos Latinos, dijo que está “muy preocupado” por la pandemia porque los latinos “parecen ser el grupo más alto que está siendo afectado aquí en el Líbano.” . Son el porcentaje más alto en el hospital.”

Wilson estuvo de acuerdo en que la falta de buena información es uno de los grandes problemas para la comunidad, particularmente los “mensajes mixtos” que han estado recibiendo.

“Escuchan una cosa del gobernador, escuchan otra cosa del presidente. No saben a quién seguir,” dijo. “Creo que algunos de los grupos y organizaciones están comenzando a hacer más para proporcionar más información, para organizar eventos que ayuden a educar y difundir la palabra.”

Animó a todos a quedarse en casa si pueden, usar una máscara y seguir las reglas y pautas si tienen que salir o ir a trabajar.

Fetterman estuvo de acuerdo en que los mensajes son clave para ayudar a reducir la propagación de COVID-19 entre la comunidad latina.

El papel del gobierno incluye garantizar que la información vital esté fácilmente disponible, a través de múltiples canales y en español e inglés, dijo Fetterman. También es importante asegurarse de que los recursos estén disponibles para las poblaciones vulnerables, que los salarios sean justos para los trabajadores esenciales y que el seguro de salud sea asequible y fácil de obtener.

Muchos latinos trabajan en plantas de fabricación y procesamiento de carne que han continuado trabajando durante la pandemia.

“En esos entornos de trabajo, es muy difícil crear distanciamiento social y proporcionar el equipo de protección adecuado,” dijo Maurer. “Sabemos a nivel nacional que la industria del envasado de carne está siendo muy afectada.”

La población latina también está siendo golpeada en sus hogares, donde las unidades familiares tienden a ser más grandes y las viviendas urbanas tienden a estar abarrotadas.

“Una de las cosas que hace que nuestra comunidad sea tan especial, tan hermosa, es que vivimos con nuestros abuelos, vivimos en grandes familias,” dijo Fetterman. “Pero, durante una pandemia, eso dificulta el distanciamiento social.”

Maurer estuvo de acuerdo. El énfasis cultural en la familia, específicamente cómo se relaciona con los entornos domésticos, puede acelerar la propagación de enfermedades contagiosas.

“La ciudad ha sido golpeada con bastante fuerza,” dijo Fetterman. “Donde las personas viven más juntas, a menudo es difícil crear la distancia social adecuada.”

Fetterman también dijo que algunas personas latinas “dudan en buscar atención, ya sea debido a una barrera del idioma, falta de seguro o miedo a ser descubiertos, si están aquí ilegalmente.”

WellSpan, dijo Maurer, está tratando de impulsar el hecho de que toda la atención relacionada con COVID es gratuita.

“Las pruebas son gratuitas, la atención de urgencia es gratuita,” enfatizó. “Eso no se va a cuestionar.”

Amaury Abreu, nativo de República Dominicana y escritor del periódico bilingüe La Voz Latina Central, participó en la conferencia telefónica de Fetterman la semana pasada. Dijo que estaba impresionado con los esfuerzos del estado que Fetterman describió durante la llamada.

“Están trabajando tan duro como pueden para traducir la información de manera oportuna y publicar la información en los canales de las redes sociales,” dijo Abreu. “También parece que también están buscando ayudar a los propietarios de negocios hispanos en todo el estado proporcionando la financiación que necesitan; algunos no sabían que estaban calificados o que tenían problemas para conectarse.”

“Realmente les importa, simplemente están abrumados con todo lo que está sucediendo en todo el estado. Están haciendo lo mejor que pueden para ayudar a las minorías porque son los más vulnerables.”

A él también le preocupa que las personas de la comunidad latina no obtengan información de manera oportuna. Para cuando lo reciben, él dijo que ya es demasiado tarde.

“No es que la información no esté disponible, pero ¿cómo conseguimos esa información frente a ellos?” preguntó. “La gente va a los hospitales, cuando los hospitales dicen que, a menos que estés en un estado realmente malo, debes quedarte en casa. La gente todavía se reúne en grupos … culturalmente hablando, el latino se siente más cómodo en grupos. Tienen familias en Nueva York, vienen y se quedan juntas, definitivamente tienen más personas en la casa de las que deberían tener.”

La inmigración, dijo, es otra barrera para obtener atención para muchos en la comunidad latina, debido en parte al miedo.

“Tienen miedo de buscar ayuda. Temen que si van al hospital, serán reportados a ICE [Servicio de Inmigración y Control de Aduanas].
dijo. “Hay mucho miedo. Van a trabajar, porque no quieren perder sus trabajos … si estoy enfermo, pero el jefe dice que tengo que ir a trabajar o me denunciará, tengo que presentarme. Están sucediendo muchas cosas.”

Hay soluciones, dijo Abreu, en iniciativas locales como bancos de alimentos y servicios de salud gratuitos para pacientes con COVID-19.

Tenemos que informar a las personas de la comunidad hispana que, si van al hospital, recibirán la asistencia que necesitan, y ICE no será informado ”, agregó. “Nadie viene por ellos.”

Por el contrario, dijo Calo, hay problemas financieros generalizados que están afectando especialmente a la comunidad latina durante el cierre: el desempleo, la vivienda y la dificultad de recibir beneficios públicos, por ejemplo.

“Un buen porcentaje de las personas en Lebanon son inmigrantes, y no califican para los beneficios económicos del gobierno o la compensación por desempleo,” dijo. “Entonces estas personas están completamente desprotegidas.”

Guadalupe Barba, líder de Juntos de Líbano, dijo que las personas que trabajan localmente en fábricas y otras empresas esenciales están preocupadas por poner en riesgo a sus familias al continuar trabajando.

La crisis crea un conflicto, dijo, entre la lealtad laboral y la preocupación por perder sus ingresos.

“El coronavirus no es un momento fácil para los hispanos y otros trabajadores esenciales,” dijo el lunes. “Las fábricas deben cuidar a sus empleados. Hay empleados que se sienten protegidos y otros no. No debemos sentirnos mal por cuidarnos a nosotros mismos.”

La gente no debería morir por ir a trabajar, dijo Barba.

“Se está haciendo mucho,” dijo Maurer. “Una de las cosas que estamos escuchando es que la comunidad latina se siente abandonada. Estamos trabajando en ello. La pregunta es, ¿cuál es la mejor manera de poner la información en manos de las personas, cuál es la mejor manera de poner el equipo en manos de las personas y cuál es la mejor manera de abogar ante los empleadores y el gobierno? También tenemos que abogar por los empleados y asegurarnos de que las personas tengan acceso a equipos de protección. Asegúrate de que tengan suficientes toallitas desinfectantes y desinfectantes para manos, suficientes máscaras, suficientes termómetros.”

Fetterman señaló que se deben abordar otras desigualdades, como la decisión federal que descalifica a los ciudadanos estadounidenses de recibir cheques de estímulo si su cónyuge es un inmigrante.

“Tenemos que mirar a un nivel más grande: cómo podemos apoyar a estas familias. No solo a través de organizaciones sin fines de lucro, sino viéndolos como vecinos ”, dijo. “¿A cuántas personas podemos llegar? ¿Podemos llamar a 10 personas para ver cómo están?

Calo también dijo que es importante que las personas se mantengan activas durante este período de aislamiento.

“En estos días, miras hacia afuera y ves a tantas familias físicamente activas. La gente se toma el tiempo para salir ”, dijo. “Si desea mantener una buena salud física, buena salud mental, salga y haga cosas.”


Lea toda la cobertura COVID-19 de LebTown aquí.


¿Hay alguna historia que creas que LebTown debería informar? Infórmele a nuestra sala de redacción utilizando el siguiente formulario.

Artículo traducido por Amaury & Anaury Abreu.

More Stories