As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Aunque no se han reportado casos de COVID-19 del Centro Correccional del Condado de Lebanon (CCCL), un ex recluso, Matt Keller, de 26 años, de Annville, afirma que el protocolo para proteger a los prisioneros del virus no es lo que debería ser.

Advertisement

Thomas Weber, CEO de PrimeCare Medical Inc., el proveedor médico de CCCL y varias otras cárceles en todo la comunidad, no está de acuerdo.

“No podemos garantizar que COVID-19 no ingrese a la prisión, pero estamos tomando medidas para hacer lo que podamos,” dijo Weber. “Estamos implementando más cambios.”

En febrero, la política de pandemia formulada por las pautas de los CDC se distribuyó a los reclusos, dijo Weber.

Advertisement

“Hemos desarrollado una tarjeta de puntuación para todos nuestros sitios basada en la adopción de nuestras recomendaciones,” dijo Weber. “Lebanon tiene un puntaje relativamente alto, lo que significa que están haciendo la gran mayoría de lo que recomendamos.”

Keller, en la CCCL durante cinco meses, había estado en libertad laboral antes de su alta el 28 de marzo.

Sostuvo que los funcionarios de la prisión están haciendo poco para evitar la propagación del coronavirus.

Eso no es así, según Jamie Wolgemuth, secretario jefe del condado de Lebanon y oficial de información pública.

Advertisement

Desde reducir la población carcelaria hasta aumentar la limpieza, los funcionarios de la prisión están trabajando diligentemente para evitar que el coronavirus ingrese a las instalaciones, dijo Wolgemuth.

Wolgemuth dijo que prefería no abordar acusaciones específicas de ningún recluso anterior o actual, sino centrarse en los protocolos de prevención para COVID-19.

Hasta la fecha, ningún recluso ha dado positivo por COVID-19, dijo Wolgemuth.

“Los presos en cada área de vivienda han sido abordados verbalmente por nuestro proveedor médico con un supervisor de seguridad presente para educar a la población de presos,” dijo Wolgemuth.

Advertisement

El personal lleva máscaras en las áreas médicas y durante el proceso de entrada de los nuevos reclusos, agregó Wolgemuth.

Las temperaturas se toman antes de que el personal de seguridad ingrese al edificio y los nuevos reclusos permanecen en cuarentena durante 14 días, dijo Weber.

Mientras que el personal de PrimeCare y el personal correccional están enmascarados por seguridad, los reclusos necesitan usar una máscara sólo si estaban aislados, dijo Weber, y ningún recluso en la CCCL está actualmente aislado.

“El personal de seguridad y nuestro personal están enmascarados todo el tiempo,” dijo Weber.

Advertisement

PrimeCare se ha asegurado de que el tráfico dentro de las instalaciones haya disminuido.

En lugar de tener recreación general, los grupos se han hecho más pequeños, dijo Weber, y en lugar de congregarse en un tipo de situación de comedor, más presos están comiendo en sus celdas.

Keller no estuvo de acuerdo con la afirmación de Weber de que los reclusos comen en sus celdas; él sostiene que no.

PrimeCare también ha descentralizado la atención médica, dijo Weber. Si un paciente necesita ser revisado médicamente por algún motivo, en lugar de que el paciente vaya a la enfermería, uno del equipo médico de PrimeCare visita al interno en su celda.

Advertisement

Para controlar la propagación del virus, las visitas se han cancelado por ahora. Esta fue una recomendación del Departamento de Correcciones del estado.

“El condado también ha limitado el número de nuevos reclusos,” dijo Weber.

El presidente del comisionado del condado, Bob Phillips, miembro de la junta de prisiones del condado, dijo que la población de reclusos generalmente se encuentra a mediados de los 500, pero ha disminuido significativamente.

“El último número que vi fue 323 y creo que es un mínimo histórico para esta época,” dijo Phillips.

Aproximadamente 100 presos han sido liberados en el último mes; aquellos que estaban cerca del final de su sentencia, habían estado en libertad para trabajar o tenían problemas de salud, según el juez del presidente del condado de Lebanon, John Tylwalk, según lo citado en el Lebanon Daily News.

Advertisement

“Las cifras recientes de población no están cerca de su capacidad y han disminuido debido a los esfuerzos alternativos de sentencia de los tribunales,” dijo Wolgemuth.

Advertisement

Los números de encarcelamiento también han disminuido, debido a la reducción de la actividad humana como resultado de COVID-19, dijo Wolgemuth.

La población promedio en la prisión disminuyó de 452 presos en enero a 323 presos al momento de la publicación, según Wolgemuth. La capacidad máxima de la prisión es de 620.

Phillips dijo que a los reclusos y al personal entrantes se les revisa la temperatura de manera rutinaria y se les pregunta sobre cualquier síntoma.

Advertisement

“Estamos haciendo todo lo que podemos por los internos,” dijo Phillips.

El distanciamiento social de seis pies entre cada persona ni siquiera es posible, dijo Keller.

En el área llamada “seis bloques superiores”, hay ocho literas en cada habitación, y en “exterior superior”, hay 12 camas en cada habitación, dijo Keller.

“Estábamos extremadamente llenos,” dijo Keller. “No hay forma de distanciamiento social, ni siquiera un poco. Está demasiado lleno.”

Advertisement

Las literas están a unos tres pies de distancia, dijo Keller.

“El distanciamiento social se está logrando en la medida en que el comportamiento humano lo permite,” dijo Wolgemuth. “La cárcel no está en un estado abarrotado o incluso llena de gente en este momento.”

A pesar de informes anteriores de que la prisión había intensificado sus prácticas de limpieza para evitar la introducción del virus, Keller dijo que eso no es cierto.

“Conozco personas en detalle,” dijo Keller. “No están haciendo nada diferente ni están limpiando nada diferente.”

Keller no estaba satisfecho con el protocolo de lavado de manos y le preocupaba que no se revisará la temperatura de los reclusos, dijo.

Pero Weber dijo que si los reclusos muestran algún síntoma, se les revisa la temperatura dos veces al día y, independientemente de los síntomas notables, a cada recluso se le realiza un control de temperatura dos veces por semana.

Con respecto al lavado de manos adecuado, Keller dijo que el sitio web de los CDC da instrucciones que para lavarse las manos requiere jabón, desinfectante de manos y toallas de papel.

“No hay desinfectante para manos y no hay toallas de papel,” dijo Keller. “Te secas las manos con tu camisa o una toalla de baño. Debe mantener una mano en el grifo para mantener [el agua] funcionando, ” dijo Keller.

Wolgemuth y Phillips no estuvieron de acuerdo con la evaluación de Keller del protocolo de lavado de manos.

“Cada preso tiene su propia barra de jabón y no se puede compartir el jabón,” dijo Phillips.

A los reclusos de CCCL se les han emitido sus propias barras de jabón antibacteriano, dijo Wolgemuth.

Además, se implementó un programa de limpieza más “robusto” en la prisión hace aproximadamente un mes, dijo Wolgemuth.

El régimen de limpieza incluye la aplicación de un spray comercial antiviral disponible en las superficies de toda la instalación.

“Como proveedor médico, PrimeCare lidera el cargo y seguimos las pautas y nos aseguramos de hacer todo lo posible para mantener a ambas poblaciones seguras,” dijo Phillips. “Queremos mantener seguros al personal y a los reclusos.”


Lea toda la cobertura COVID-19 de LebTown aquí.


¿Hay alguna historia que creas que LebTown debería informar? Infórmele a nuestra sala de redacción utilizando el siguiente formulario.

Artículo traducido por Amaury & Anaury Abreu.