Trabajadora social local de VA desplegada en Nueva Jersey para ayudar en la respuesta COVID-19

6 min readPosted July 21, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Advertisement

Un veterano de la Segunda Guerra Mundial, que dio positivo por COVID-19 y está en cuarentena en un hogar de veteranos del estado en el norte de Nueva Jersey, no había visto ni hablado con su esposa, que tiene demencia y se está refugiando en una instalación separada, durante bastante tiempo. hora.

Una mujer del condado de Lebanon, que fue desplegada en el hogar de veteranos para brindar ayuda al personal y los residentes allí, pudo reunirlos a través de tecnología remota.

“Fue hermoso”, recordó Teresa Stump-Klinger, trabajadora social clínica con licencia en el Centro Médico VA de Lebanon. “No dejaban de decir cuánto se amaban, cuánto se extrañaban”.

Advertisement

“Lloró”, agregó. “Fue un momento muy emotivo, ver a estos dos que nunca antes se habían separado. Ahora, debido al coronavirus, se han separado, pero pudimos utilizar la tecnología para unirlos. Me sentí bendecido y honrado de ser parte de ese momento”.

Stump-Klinger, un residente de toda la vida del condado de Lebanon y graduado de la Preparatoria Cedar Crest, fue enviado con otro personal de Lebanon VA a instalaciones médicas que necesitan ayuda con sus esfuerzos de respuesta al coronavirus. Pasó cuatro semanas en el sitio de Nueva Jersey, ayudando a pacientes con COVID positivo a conectarse con sus familias.

Advertisement

Ella enfatizó la importancia del contacto, incluso cuando la situación mantiene a las personas separadas.

“Es muy importante”, dijo Stump-Klinger. “Como humanos, somos criaturas sociales, y tener esas conexiones es crucial para que estos residentes se las arreglen en estos tiempos tan difíciles”.

Su despliegue fue a través de la Cuarta Misión, un programa iniciado por la Administración de Veteranos para proporcionar asistencia según sea necesario en tiempos de crisis nacional.

Advertisement

Según Angela King-Sweigart, especialista en asuntos públicos del Centro Médico VA de Lebanon, “aproximadamente 20 miembros del personal de aquí” fueron desplegados en ubicaciones en Pensilvania y Nueva Jersey.

“Los despliegues son de aproximadamente 14 días, pero los miembros del personal pueden permanecer durante varios períodos de 14 días, dependiendo de la situación”, explicó King-Sweigart en un correo electrónico. “En general, el tipo de personal depende de la solicitud de la instalación, pero se trata principalmente de personal clínico como enfermeras y algunos administrativos”.

Las personas que fueron desplegadas desde el Lebanon VA “todas tuvieron experiencias diferentes”, agregó, “pero estaban unidas con un sentido del deber de ayudar a sus conciudadanos”.

Según el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU, la asistencia de la Cuarta Misión se ha brindado en todo el país a 836 centros médicos de veteranos, 428 residencias estatales de veteranos, 697 residencias de ancianos comunitarias y 139 sitios del Servicio de Salud Indígena y Nación Navajo desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

Advertisement

“Mirando hacia el futuro”, dijo King-Sweigart, “no podemos especular sobre eventos futuros, pero continuaremos manteniendo un grupo calificado de personal que esté listo para desplegar si surge la necesidad”.

Primer despliegue

Stump-Klinger, de 47 años, dijo que este era su primer despliegue de la Cuarta Misión, pero que no dudaría en aceptar otro despliegue, si se lo solicitaban nuevamente.

Advertisement

Ella ha trabajado casi 12 años en el Lebanon VA. Como coordinadora de apoyo para cuidadores, ella ayuda a los veteranos y sus familias a navegar el sistema de VA, brindándoles educación sobre programas, recursos y servicios disponibles para ellos, entre otros deberes.

En Lebanon, Stump-Klinger trabaja de forma ambulatoria y no ha tenido muchos tratos en persona con pacientes con COVID-19. Entonces, entrar en esta situación fue, admitió, un poco estresante.

“Diría que tenía un poco de ansiedad, pero una vez que llegué y supe lo que estábamos haciendo, tuve una paz y tranquilidad interior”, dijo. “Eso permaneció conmigo durante mis 30 días allí”.

Su trabajo allí, como trabajadora social clínica con licencia, era conectar a los residentes de forma remota con miembros de la familia para que pudieran mantener el contacto a pesar de la prohibición de las visitas.

Advertisement

“Estaba trabajando en una unidad COVID-positiva”, dijo Stump-Klinger. “El Lebanon VA me suministró el PPE, mi ropa protectora. Una máscara N95, una máscara quirúrgica azul, guantes, batas, protectores faciales: todo lo que necesitaba para protegerme a mí mismo y a los residentes me fue proporcionado antes de irme de Lebanon.

“Todo era nuevo para mí”.

Al principio, dijo, era importante tener en cuenta todos los protocolos, pero rápidamente desarrolló una rutina para “ponerse y quitarse” su ropa protectora.

“Tienes que entrar en un sistema de hacer eso, para asegurarte de que estás protegiendo a todos. Una vez que te acostumbras, se convierte en una segunda naturaleza ”, dijo. “Se calienta usando todo el desgaste protector. Es un ajuste para usar dos máscaras y una careta. Pero es algo a lo que te adaptas, porque sabes que debes tomar esas precauciones para la seguridad de todos”.

Advertisement

Registrándose

Durante su despliegue en el hogar del norte de Nueva Jersey desde finales de abril hasta mayo, Stump-Klinger dijo que trabajaba largas horas, seis días a la semana.

“Me asignaron a una unidad en particular y me familiaricé con el personal allí. Aprendí sobre los residentes y me conecté con sus familias”, dijo. “Todos los días consultaba con los residentes, los alentaba a tomar líquidos y me aseguraba de que desayunaran”.

La mayor parte de su día, dijo, fue “mantenerse en contacto con los residentes, alentarlos, entablar una conversación con ellos, cualquier cosa que pudiera hacer para ayudar a mejorar la vida de los residentes … y mantenerme en contacto con sus familias”, dándoles actualizaciones. Era como un salvavidas para ellos, por lo que las familias estaban muy agradecidas”.

Advertisement

Siempre que fue posible, organizó chats de video para que los pacientes pudieran hablar con sus familiares.

Los residentes de su unidad no estaban intubados”, señaló Stump-Klinger. Eran algo móviles, aunque estaban restringidos a sus habitaciones o solo al pasillo debido a la cuarentena.

Para cuidarse durante su estadía en Nueva Jersey, Stump-Klinger dijo que comía comidas saludables y mantenía prácticas diarias de autocuidado que incluían “un diario de gratitud, devocional diario, tomar suplementos y aceite esencial difuso que un amigo hizo específicamente para la salud respiratoria . ¡Tengo la suerte de tener los compañeros de trabajo más increíbles y solidarios! Me enviaron mensajes alentadores a través de mensajes de texto y tarjetas y se registraron conmigo durante los detalles de mi mes”.

Regresando a casa

Advertisement

Volver a casa desde Nueva Jersey “fue agridulce”, dijo Stump-Klinger.

“Por supuesto, tenía muchas ganas de volver a casa, ver a mi propia familia, amigos y compañeros de trabajo, pero me uní a los residentes y sus familias allí”, dijo. “Pienso en ellos todo el tiempo, espero y rezo porque estén bien. Me gustaría volver cuando el polvo se asiente y conocer a todos en persona, para ver a los residentes”.

Ella rió. “Por supuesto, no tienen idea de cómo me veo. Sería bueno ver a todos en un momento más feliz y saludable”.

Parte del personal adicional del Lebanon VA que se desplegó recientemente también compartió sus opiniones sobre la misión. King-Sweigart proporcionó algunos de sus comentarios sobre la experiencia.

Advertisement

“Estaba emocionado de poder ir”, dijo RN Virginia Halty. “Sentí que iba a formar parte de la historia yendo al frente de la pelea de COVID-19. Sentía que iba a pelear una guerra por la vida de las personas. Una vez que llegamos a las instalaciones, supimos que nos necesitaban, ya que un gran número de empleados y residentes dieron positivo”.

RN Lisa McGowan escribió que, antes de irse, estaba “extremadamente temerosa y nerviosa por lo desconocido y saliendo de mi zona de confort. Dudaba de mi fuerza y ​​casi dejaba que el miedo me sacara de la tarea. Sin embargo, seguía sintiendo un tirón en mi corazón para ir y ayudar. ¡Ahora estoy tan agradecido de haber podido silenciar ese miedo! … La recompensa de marcar la diferencia en la vida de tantos supera la pequeña voz que te impide hacerlo”.

Y RN Patricia Shepler dijo que comenzó su despliegue con “tanta emoción por lo desconocido”. No sabía qué habilidades podría usar, pero esperaba que fuera útil”.

Shepler dijo que “tenía una red extremadamente solidaria”. No habría podido hacer el despliegue sin ellos. Cuando llegué para orientación y vi la magnitud de lo que estábamos tratando, pensé que no estaba listo para experimentar COVID-19″.

Advertisement

El director de Lebanon VAMC Robert W. Callahan Jr. elogió al personal por su servicio.

“El personal aquí ha hecho un trabajo tremendo durante este desafiante tiempo de atención médica”, dijo en un comunicado. “Continuamos brindando atención médica integral y segura a los veteranos del sur de Pensilvania central durante la pandemia y nuestro increíble personal ha respondido al llamado de la nación cuando se necesitaba asistencia en otro lugar”.

El jefe de comunicaciones Doug Etter se hizo eco del sentimiento en una conversación telefónica el jueves.

“Solo queremos decir cuán orgullosos estamos de Teresa y las otras personas en el Lebanon VA que pusieron sus vidas en espera para cuidar a sus conciudadanos”, dijo. “Al igual que los miembros de las fuerzas armadas, se pusieron en peligro e hicieron lo que había que hacer”.

En general, Stump-Klinger le dijo a LebTown que la experiencia “fue una bendición. Y la importancia de la conexión humana es lo que realmente me resonó”.

El voluntariado para ayudar, agregó, fue “mi manera de retribuir a los veteranos que han servido, y al VA”.

Traducido por Nelly Arvizu


Lea toda la cobertura COVID-19 de LebTown aquí.


¿Hay alguna historia que creas que LebTown debería informar? Infórmele a nuestra sala de redacción utilizando el siguiente formulario.

Advertisement
Advertisement

More Stories