As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

El último fallo del gobernador Tom Wolf que regula los restaurantes durante la pandemia no ha sido una buena noticia para los propietarios de restaurantes locales.

Advertisement

LebTown habló con representantes de tres restaurantes, junto con el director de comunicaciones de la Asociación de Restaurantes y Alojamiento de Pensilvania (PRLA), quien dijo que los nuevos mandatos que surgieron a mediados de julio son confusos, mientras que otras regulaciones pueden eventualmente obligarlos a cerrar el negocio. .

El mandato más desconcertante es el que redujo la capacidad del restaurante del 50 al 25 por ciento y ahora también incluye al personal en el porcentaje máximo permitido. 

Lee Más: El gobernador Tom Wolf impone nuevas restricciones a bares, restaurantes y negocios a medida que aumenta el coronavirus

Advertisement

“Nadie entra en el negocio para obtener un 25 por ciento de ganancias”, dijo el propietario de Gin Mill, Mark Arnold IV. “Los márgenes en el negocio de los restaurantes ya son pequeños y la única forma de ganar dinero es por volumen. No podemos simplemente hacer el volumen que necesitamos en este negocio al 25 por ciento de la capacidad máxima”.

La directora de comunicaciones de PRLA, Stephanie Otterson, dijo que los miembros le han dicho a la organización que los nuevos pedidos son “devastadores” para sus establecimientos y para sus empleados, que ascendían a 417.500 en todo el estado antes del inicio del COVID-19 a mediados de marzo. 

“Al 50 por ciento, dijeron que era difícil, pero creo que podemos solucionarlo con comida para llevar y cócteles para llevar y esto nos permitirá al menos mantener las luces encendidas”, dijo Otterson. “Cuando volvió al 25 por ciento, no se presentaron datos científicos para respaldar que iba a evitar que alguien se infectara con el virus”.

El mandato del 25 por ciento, dijo, es un “número arbitrario”.

Advertisement

El mandato del 25 por ciento, dijo, es un “número arbitrario”.

Mike Rotunda, quien es copropietario de Rotunda Brewing Company en Annville, dijo que las matemáticas para administrar un negocio rentable versus lo que se les permite hacer bajo el nuevo mandato no cuadran. 

“Si el 75 por ciento de su negocio está vacío todo el tiempo, pero aún se espera que paguemos todos nuestros impuestos y el costo total de las facturas que acompañan al funcionamiento de un negocio, entonces no hay forma de que podamos seguir siendo sostenibles,” él dijo. 

Los restaurantes se vuelven creativos con reglas confusas y poco claras

Advertisement

Otterson señaló que la asociación estaba esperando saber si el reglamento de capacidad incluía a todo el personal o solo a los empleados del frente de la casa, ya que el personal de la parte posterior de la casa, como cocineros y lavaplatos, rara vez entra en contacto con los clientes.

En un correo electrónico a LebTown, la secretaria de prensa del gobernador Wolf, Lyndsey Kensinger, dijo que la capacidad máxima incluye a “todo el personal” y agregó que los funcionarios de salud habían visto un cambio en las tasas de infección de personas mayores a personas más jóvenes.

“La demografía de los casos en estos cuatro condados [Beaver, Butler, Washington y Westmoreland] cambió sustancialmente hacia grupos de edad más jóvenes”, escribió Kensinger.

Señaló que más del 50 por ciento de los casos ocurrieron en personas de 19 a 49 años, un indicador de propagación en la comunidad en lugar de propagación en instalaciones de atención colectiva, como hogares de ancianos, donde los casos están disminuyendo. En abril y mayo, la mayoría de los casos ocurrieron en personas de 50 años o más.

Advertisement

“Dado que la administración Wolf ha evaluado los datos que rodean el aumento de casos, particularmente en la parte suroeste del estado donde ha habido el mayor aumento de casos y entre el período de tiempo más largo en la fase verde, hemos visto un aumento notable en los casos entre los grupos demográficos más jóvenes a través de nuestros esfuerzos de rastreo de contactos”.

Kensiger agregó que se identificó un establecimiento de Pensilvania como la principal fuente de propagación del virus en una región de cuatro condados. Otro ejemplo es el de un bar que fue visitado por 27 casos en un condado, y esos casos luego también se extendieron a un condado cercano, lo que confirma la necesidad de más mitigación que condado por condado.

“Bares, restaurantes, clubes nocturnos y viajes fuera del estado se indicaron como factores de riesgo en un número creciente de casos, lo que llevó a los esfuerzos de mitigación anunciados la semana pasada y los criterios de advertencia de viaje”, escribió Kensinger en su correo electrónico.

También son confusas para las empresas, según Otterson, las disposiciones que requieren que las ventas de alcohol se detengan una vez que termina la comida de un huésped y cómo el estado define la palabra comida . Un cliente debe pedir una comida si desea consumir alcohol, señaló Kensinger en su correo electrónico. 

Advertisement

“No tenemos claro qué es una comida y si no ha terminado su comida, cuándo termina realmente”, dijo Otterson. “Mientras mi pestaña esté abierta, ¿eso significa que mi comida todavía está en marcha?”

El estado, según Kensinger, está siguiendo la definición de comida bajo el Código de Bebidas Alcohólicas de PA [47 PS § 4-406 (e)]: “Alimentos preparados en el local, suficientes para constituir desayuno, almuerzo o cena; no significará un refrigerio, como pretzels, palomitas de maíz, papas fritas o alimentos similares”.

“El código no define cuándo termina una comida”, dijo, “pero los clientes no deben quedarse en un restaurante después de haber terminado su comida”.

El estado aclaró lo que constituía una comida poco después de que se emitieran los pedidos iniciales el 15 de julio, después de que algunas empresas comenzaran a ofrecer algunas “ofertas de comida” creativas para sus clientes.

Adam Harmon, gerente del club en The Perse Social Club, que ha decidido cesar temporalmente sus operaciones, dijo que sabía que el genio creativo de algunos restaurantes para determinar qué constituye una comida no iba a durar.

Perse en la Compañía de Bomberos Perseverance financia el 90 por ciento del presupuesto anual de la compañía de bomberos voluntarios. (Foto proporcionada)

“Alguien me dijo, ‘Bueno, otros bares están vendiendo tostadas como comida’, pero leí las pautas y supe que eso no iba a volar por mucho tiempo”, dijo Harmon.  

Otterson dijo que la asociación aprecia la innovación y adaptabilidad de la industria de los restaurantes durante estos tiempos difíciles. 

Advertisement

“Algunos estaban repartiendo paquetes de fideos ramen o regalando palitos de pan gratis”, dijo Otterson. “Ellos decían, ‘Aquí tienes, aquí tienes tu comida. Si no quiere los fideos, puede donar el paquete al banco de alimentos ‘”.

Advertisement

Sin embargo, agregó rápidamente que la posición de PRLA durante la pandemia ha sido “solicitar cumplimiento a nuestros miembros porque este es un problema de salud pública” mientras “también trabaja para obtener respuestas en nombre de nuestros miembros”.

Advertisement

Obtener esas respuestas o aclaraciones no siempre ha sido fácil y ha dejado a muchos propietarios de restaurantes preguntándose qué deben hacer para asegurarse de que cumplen.

“El cumplimiento es algo que se puede lograr, pero el problema es que el cumplimiento que tenemos que cumplir se transforma y cambia constantemente, por lo que es muy difícil cumplir con las reglas en esas circunstancias”, dijo Arnold.

Añadió que varias agencias estatales están elaborando, o tienen reglas, y que los mandatos no siempre se concretan.

Advertisement

“La oficina del gobernador está estableciendo reglas, la [Junta de Control de Bebidas Alcohólicas de Pensilvania] está estableciendo reglas y también los departamentos de salud y agricultura. Si bien todos provienen de una posición de gran preocupación por la seguridad y el bienestar de todos, las reglas no siempre están en la misma página, por lo que es difícil mantenerse al día con los mandatos”, dijo.

Arnold agregó que la aclaración sobre lo que constituye una comida se produjo una vez que quedó claro que algunas empresas estaban ofreciendo guarniciones o aperitivos como comida, y señaló que “una orden no es transparente si tiene que hacer aclaraciones sobre la orden original que ha emitido.”

Industria frustrada con regulaciones radicales y con poca antelación

Los propietarios sienten que el momento de ambos fallos, el que cerró las empresas en marzo y las últimas revisiones en julio, podría haber llegado con más notificaciones. Tanto Perse como Rotunda Brewing Company habían realizado compras importantes de alimentos y alcohol antes del primer cierre o justo antes de que se redujera la capacidad hace unas semanas. 

“No hicieron las pautas un día y luego las publicaron el mismo día”, dijo Harmon. “Tenían que haber sabido que esto iba a suceder y, por lo tanto, debieron haber dicho: ‘Oigan, restaurantes, tómense las cosas con calma y sean conscientes de que vendrán malas noticias’. Eso nos habría dado un poco más de tiempo para estar preparados”.

Para Rotunda, la decisión de marzo fue dolorosa porque llegó el día antes del Día de San Patricio, una de las fiestas más rentables para los restaurantes de Pensilvania.

“Hubiera sido bueno si hubiéramos tenido un aviso de más de ocho horas para cerrar”, dijo Rotunda. “Todos nuestros pedidos de comida fueron hechos, y literalmente teníamos miles de dólares en comida, cerveza y otros artículos irlandeses que ya estaban comprados cuando nos hizo cerrar el 16 de marzo. El gobernador debe darse cuenta de que estas acciones tienen serias consecuencias. Cada vez que haces esto, todas las pequeñas empresas reciben un golpe”.

Otterson dijo que la asociación no estaba contenta con el tiempo limitado para responder al nuevo fallo. Señaló que la industria recibió un aviso de aproximadamente 8,5 horas antes de que las nuevas pautas entraran en vigencia. 

“Nos sorprendió la rapidez con la que bajaron y no hubo comunicación con nosotros a pesar de que teníamos una relación de trabajo muy estrecha con la oficina del gobernador”, dijo Otterson. “Fue un momento frustrante porque sentimos que estábamos trabajando juntos en los mismos objetivos. La industria tuvo que reaccionar con extraordinaria rapidez a los nuevos mandatos”.

Con la incertidumbre sobre cuánto tiempo estarán vigentes los mandatos, tampoco está claro cuánto tiempo los restaurantes podrán mantener sus puertas abiertas. 

Antes de la pandemia, había 1.186 restaurantes que empleaban a casi 19.000 empleados en el Noveno Distrito del Congreso, según la Asociación Nacional de Restaurantes, pero no está claro cuántos de esos negocios están en el condado de Lebanon, ya que el distrito incluye todos o parte de ocho condados. 

Además, aunque no existen datos sobre el impacto local en los establecimientos del área, la asociación nacional señaló, en una encuesta del 20 de abril, que se espera que 800 restaurantes en todo el país cierren dentro de los próximos 30 días. Fuentes de los medios de comunicación nacionales también han informado que se espera que hasta el 60 por ciento de los restaurantes cierren permanentemente debido a la pandemia.

“No hay datos duros o rápidos de ninguna fuente, pero las proyecciones de los expertos de la industria dicen que se espera que el 30 por ciento en PA cierre permanentemente”, dijo Otterson. “Nadie sabe dónde va a estar ese número real, pero sabemos que el 25 por ciento [de la capacidad] ni siquiera se acerca a permitirles mantener las luces encendidas”.

Con respecto a una pregunta sobre cómo la capacidad reducida está paralizando las ganancias y qué está haciendo la administración Wolf para abordar este problema, Kensinger pidió al Congreso que apruebe la Ley de Apoyo Económico Real que Reconoce la Asistencia Única a Restaurantes Necesaria para Sobrevivir, o Ley de RESTAURANTES.

Ese proyecto de ley, propuesto el 18 de junio, proporciona $120 mil millones a establecimientos independientes de servicio de alimentos o bebidas devastados por la pandemia. 

Si bien ha habido desacuerdos sobre cómo deberían operar los restaurantes en medio de una pandemia, hay una cosa en la que todos pueden estar de acuerdo: es necesario usar máscaras para mitigar la propagación del virus.

“Para reabrir con éxito los restaurantes, debemos permanecer atentos a tomar precauciones, especialmente al usar una máscara que nos cubra la nariz y la boca cuando estamos rodeados de otras personas”, escribió Kensinger.

Kensinger agregó que las máscaras son una táctica de mitigación basada en evidencia que no se levantará hasta que el estado muestre avances en el control de los casos de COVID-19.

Otterson estuvo de acuerdo con la evaluación de la máscara y agregó que cree que la mayoría de los restaurantes están siguiendo las pautas del Centro para el Control de Enfermedades para cumplir porque saben que es lo mejor para sus clientes y su personal. Los esfuerzos de mitigación incluyen desinfectar superficies, mantenerse a una distancia de seis pies, lavarse las manos con frecuencia y, por supuesto, usar una máscara cuando esté en público.

“Tienes que usar la máscara porque eso es parte del trato para ayudar a mantener a nuestro personal, así como a ti mismo, seguros”, dijo Otterson. “Todos los que hacen su parte son beneficiosos para todos”.

Traducido por Nelly Arvizu


Lea toda la cobertura COVID-19 de LebTown aquí.


¿Hay alguna historia que creas que LebTown debería informar? Infórmele a nuestra sala de redacción utilizando el siguiente formulario.