Dentro de Van Winkle’s Homemade Opera Fudge: una tradición de casi 60 años

5 min readPosted September 17, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

Advertisement

English

Desde el exterior, 312 Guilford St. parece un edificio de apartamentos más. Lo único que muestra lo que hay dentro es un solo letrero visible a través de la ventana.

Exterior del edificio de producción Homemade Opera Fudge de Van Winkle, que ha albergado el negocio desde su inicio en 1962.
Advertisement

El lugar es donde se produce el Homemade Opera Fudge de Van Winkle, y donde LebTown se reunió con Kirk Van Winkle para una entrevista socialmente distante.

El año pasado, la pareja fundadora de la empresa, Fred y Nancy Van Winkle, fallecieron con unos días de diferencia. Sin embargo, Van Winkle’s continúa produciendo dulce de azúcar de la misma manera que siempre lo ha hecho.

Lee Más: La pareja fundadora de Van Winkle Opera Fudge muere con unos días de diferencia

Fred y Nancy Van Winkle.
Advertisement

El proceso de hacer fudge de ópera

Van Winkle’s emplea aproximadamente a una docena de personas que trabajan en diferentes partes de la producción, con más ayuda durante la temporada navideña.

Primero, los ingredientes se combinan y se calientan en la estufa. Se revuelven a mano durante 15-20 minutos, un procedimiento complicado: si se revuelven demasiado, se vuelven demasiado suaves, pero si no se revuelven lo suficiente, resultan azucarados.

Advertisement
Según Kirk, la estufa utilizada tiene al menos 50 años. 
Su madre, Nancy, una vez compró una nueva estufa para la producción, pero cocinó el dulce de azúcar demasiado rápido.

Luego, la mezcla se enrolla en bolas y se refrigera. Durante el invierno, las ventanas se dejan abiertas para mantener el dulce de azúcar lo más frío posible durante este proceso.

Dulce de chocolate de ópera, que se enfría después de enrollarlo.

“Realmente es un producto para clima frío, y cuanto más frío lo tenga, mejor”, dijo Kirk.

Advertisement

A continuación, se sumergen en chocolate y se refrigeran una vez más antes de empaquetarse y almacenarse.

Fudge de ópera de Van Winkle, recién bañado en chocolate.

“Todo es hecho a mano, no hay maquinaria alguna”, dijo Kirk.

Todo el proceso, de principio a fin, toma alrededor de 11 horas y se realiza en el transcurso de un día.

“Siempre que empezamos es el mismo día que terminamos, no importa cuánto tiempo tarde. Es la forma en que siempre lo hemos hecho”, dijo Kirk.

Fudge de ópera de Van Winkle.

Si bien el dulce de azúcar se hace ocasionalmente durante el verano para rellenar ciertos sabores de dulce de azúcar, la principal temporada de producción de Van Winkle es de septiembre a diciembre.

En septiembre, produce aproximadamente 200 libras de dulce de azúcar en un día, luego 225 en octubre y finalmente 250 cuando se acerca la Navidad. La cantidad de días que Van Winkle’s fabrica también aumenta por mes: tres días a la semana en septiembre, cuatro en octubre, cinco en noviembre y siete días completos a la semana en diciembre.

Advertisement

Kirk, que trabaja en los aspectos de producción, administración y finanzas del negocio, trabaja entre 18 y 19 horas durante la temporada navideña.

Si bien Van Winkle’s no tiene escaparate, abastece a aproximadamente 30-35 tiendas diferentes con sus productos. Si bien su sabor clásico es el más popular, también están disponibles los sabores especiales de fresa, coco, chocolate, menta y mantequilla de maní con sabor ligero.

Forma de barra (arriba) y fudge de ópera de fresa (abajo), dos dulces especiales ofrecidos por Van Winkle’s

“Mi madre siempre decía, ‘si quieres una taza de mantequilla de maní, compra una taza de mantequilla de maní de Reese, se supone que todavía puedes probar el dulce de azúcar de ópera’”, dijo Kirk. “Ninguno de estos tiene un sabor realmente abrumador, solo lo suficiente para probarlo”.

La historia del dulce de azúcar de ópera de Van Winkle

Advertisement

La empresa familiar se inició en 1962, tres años antes de que naciera Kirk. Según Kirk, su madre quería poder quedarse en casa con su hijo mayor (que tenía seis años en ese momento) durante el día, por lo que comenzó a hacer los dulces desde casa.

Advertisement

“Lo hizo todo ella sola; ella montó el negocio, se puso en contacto con el Departamento de Agricultura y obtuvo la licencia y todo listo ”, dijo Kirk. “Eso fue todo ella”.

Advertisement

Con el tiempo, Nancy pasó de hacer los dulces por su cuenta a contratar a un pequeño personal para trabajar en varias etapas del proceso.

A medida que pasaba el tiempo, su esposo Fred también comenzó a tomar un papel más activo en el negocio, eventualmente manejando las finanzas.

Si bien Kirk solo ha estado trabajando a tiempo completo para Van Winkle’s desde 1987, opera fudge lo ha rodeado toda su vida.

“He estado haciendo esto a tiempo completo desde 1987, pero casi toda mi vida, así que podría hacerlo mientras dormía”, dijo Kirk, bromeando que desde que comienza a trabajar a las 5:30 a.m. para comenzar la producción, básicamente lo está haciendo mientras duerme.

Advertisement

Kirk ha estado ejecutando muchos elementos de Van Winkle durante años. Según explicó, su madre tuvo Alzheimer los últimos ocho o nueve años de su vida, y su padre tenía una pierna de palo y no podía hacer un trabajo más intensivo físicamente. Después de que la pareja falleciera el año pasado, Kirk se hizo cargo de las finanzas del negocio, un trabajo que su padre había hecho durante años.

“No fue una gran transición, aparte de que aprendí a hacer el papeleo”, dijo Kirk. “Una vez que aprendí todo eso, fue bastante simple”.

Van Winkle’s ha podido seguir produciendo dulce de azúcar a pesar de las restricciones de Covid-19, ya que las empresas de producción de alimentos se consideran esenciales. Si bien Kirk notó que las ventas bajaron en Semana Santa, en realidad hubo mayores ventas de lo habitual este verano.

“Parece que desde [Pascua], los últimos meses ha estado más ocupado de lo normal”, dijo Kirk. “Nuestras ventas definitivamente han sido más este verano”.

Advertisement

Kirk también señaló que el negocio depende en gran medida de las ventas estacionales durante el invierno y, por lo general, solo produce dulce de azúcar cuando es necesario el resto del año.

“En comparación con todos los demás, no tuvimos quejas porque hay muchas personas que se lastimaron mucho por esto y tuvimos suerte”, dijo Kirk con respecto al impacto de COVID-19.

Traducido por Nelly Arvizu


Advertisement

More Stories