[Columna] ¿Por qué leer un discurso de Frederick Douglass en Annville Square el 5 de julio?

3 min read3 views and 2 shares Posted June 26, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

Advertisement

Esta columna fue enviada a LebTown. Lea nuestra política de envío aquí.

A las 12:00 pm del domingo 5 de julio, los manifestantes de Annville Town Square para la Justicia Racial organizarán una oratoria comunitaria colaborativa del famosos y abrumador discurso del abolicionista Frederick Douglass del siglo XIX, “¿Qué para el esclavo es el cuatro de julio?”

La fecha marcará no solo el 168 aniversario de la primera entrega de este discurso de Douglass en Rochester, Nueva York, una de las oraciones más famosas y ensayos mordaces brillantes en la historia de los Estados Unidos. La fecha también marcará el 31 ° día consecutivo de una acción  de protesta y vigilia de Black Lives Matter en la Plaza de la Ciudad de Annville exigiendo una reforma radical en la causa de la justicia racial.

Advertisement

Lee Más: La demostración de Black Lives Matter se llevará a cabo diariamente en Annville hasta el 5 de julio

El brutal asesinato de George Floyd por parte de la policía de Minneapolis el 25 de mayo, después de una larga serie de asesinatos policiales y de vigilantes blancos de personas negras desarmadas, hombres, mujeres y niños, ha provocado una tormenta de disturbios civiles en todo el país que insiste en que las vidas negras importan y las prácticas policiales racistas en ciudades, pueblos y comunidades en todo nuestro país deben cambiar, y deben cambiar ahora.

Que ese descontento civil pacífico continúe agitándose en todo el país durante un mes es uno de los acontecimientos más alentadores que he experimentado en mi vida.

Advertisement

Las protestas, manifestaciones, y vigilias han provocado un torbellino de conversaciones y debates en toda nuestra nación sobre temas controvertidos pero crucialmente importantes como el racismo sistemático, el privilegio blanco, la supremacía blanca, la llamada ceguera al color, la militarización de la policía y el nuevo Jim Crow del estado de encarcelamiento.

Todo lo cual encuentra sus raíces históricas en 246 años de esclavitud legalizada y radicalizada (1619-1865), el pecado original de nuestra nación, y las contradicciones fundamentals del experimento estadounidense en la democracia republicana que nosotros como nación aún tenemos que trascender.

¿Qué contradicciones? Las contradicciones entre nuestro ideales fundamentales de libertad e igualdad para todos y la realidad brutalmente violenta de 246 años de esclavitud afroamericana, seguidos de casi un siglo de Jim Crow y terror violento (ca. 1880s-1970s).

Advertisement

O, en palabras de Frederick Douglass en 1852, “Las bendiciones por las cuales ustedes, hoy, se regocijan, no se disfrutan en común. La rica herencia de justicia, libertad, prosperidad e independencia, legado por tus padres, la compartes tú, no yo. La luz del sol que te trajo vida y curación, me trajo raya y muerte. Este cuatro de julio es tuyo, no mío. Puedes alegrarte, debo llorar”.

Hoy, en el año 2020, continuamos lidiando con las profundas contradicciones que Frederick Douglass lamentaba tan tristemente hace 168 años, porque nosotros como nación todavía tenemos que expirar esos pecados y corregir esos errores se cualquier manera significativa.

Y es por eso que estamos pronunciando públicamente el famoso discurso de Frederick Douglass, porque no hay una declaración más poderosa, hablada o escrita sobre los errores que aún quedan por corregir en esta nación. Porque nosotros, como nación, tenemos la solemne obligación de recordar, como el primer paso para corregir nuestros errores fundamentales.

Lee Más: discurso completo de Frederick Douglass del 5 de julio de 1852

Advertisement

Y porque este momento ahora se siente diferente, este momento de ruptura que parece tener un enorme potencial para una expiación y reparación profunda y auténtica, si solo lo aprovechamos.

Que es exactamente lo que pretendemos hacer, a nuestra pequeña manera, en nuestra plaza en nuestra pequeña ciudad de Annville, Pensilvania, todos los días de 4 a 5 pm del 5 de junio al 4 de julio, que culmina con la oración pública el 5 de julio. Todos los que creen en la justicia racial auténtica están invitados a unirse a nosotros.

Michael Schroeder es profesor asociado de historia en Lebanon Valley College y organizador de los manifestantes de Annville Town Square para la justicia racial .

Advertisement

Traducido por Nelly Arvizu

¿Quieres enviar tu propia columna?
👇
Obtenga más información aquí.

More Stories