As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

El cierre de la Iglesia Unida de Cristo de San Juan (UCC) en junio fue como perder a un familiar para Amy Shirk.

Advertisement

Después de todo, era el lugar donde seis generaciones de su familia inmediata del lado de su madre, los Hills, así como su familia extendida de la iglesia, se reunían todos los domingos para adorar.

“En cada habitación y cada espacio de esa iglesia, tengo recuerdos de mi familia”, dijo Shirk. “Solo puedo recordar hasta mi bisabuela, pero ella era como un ángel en la Tierra”.

Conocida cariñosamente como “Nana” por todos, Alice Christiana Harper se sentaba dentro de la sala de la Escuela Dominical todos los domingos, sirviendo como la anfitriona de la iglesia de facto cuando la gente entraba al edificio.

Advertisement

“Literalmente, todos los que vendrían a St. John’s tendrían que saludarla”, dijo Shirk. “Ella solía usar un brazalete con un dije para todos sus hijos, nietos y bisnietos, por lo que tenía muchos dijes. Ella caminó con un andador y solo el recuerdo del tintineo de su pulsera es un recuerdo claro para mí en esa iglesia”.

Vidrieras en St. John’s. (Foto proporcionada)

Aunque los Hills no eran miembros fundadores, las raíces familiares se extienden a lo largo de los 159 años de historia de la iglesia. El abuelo de Amy, su madre y ella cantaron en el coro de la iglesia y asistieron a la iglesia religiosamente.

“Para mí, mi iglesia está tan arraigada en mi familia que hay recuerdos de mi familia en todas partes, y esa es una de las cosas que me entristeció tanto por cerrar las puertas”, dijo Shirk. “Mi madre cantó en el coro desde que tenía 12 años y yo me senté a su lado en la sección de alto cuando era una niña”.

Advertisement

Shirk agregó que St. John’s, ubicado en la cuadra 900 de Willow Street, es uno de los edificios más bellos que haya visto, y señaló que la acústica en el santuario es celestial. Además del encanto del edificio, las vidrieras de mosaico de Belcher son, según se informa, la colección más grande de su tipo en todo el mundo, una declaración que basó en conversaciones con el historiador de la iglesia.

“La acústica en la iglesia es la mejor acústica que he escuchado en toda mi vida y en cualquier edificio en el que haya actuado”, dijo Shirk. “Practicamos nuestro canto abajo y cuando llegamos al santuario para tocar, sonaba 10 veces mejor que abajo”.

El reverendo David Jones, quien es pastor en St. Mark’s UCC, que está a solo cuatro cuadras de distancia y en St. John’s cuando cerró, dijo que el edificio es único.

“Lo único que siempre recordaré de St. John’s es que cuando se fundó era una iglesia de innovación”, dijo Jones. “Fue una iglesia de innovación cuando se construyó originalmente porque los muros son tan gruesos que si un tornado atravesara el área, ese edificio permanecería en pie”.

Advertisement

En un momento de su historia, el campanario de San Juan fue el punto más alto dentro de la ciudad de Lebanon, dijo Jones, y agregó que era el lugar para estar el domingo por la mañana en su apogeo.

“Cuando el Departamento de Bomberos de Lebanon obtenía un nuevo camión de escalera, siempre lo llevaban a la iglesia para probarlo”, dijo Jones. “Si pudieran alcanzar la cima del campanario, entonces sabrían que podrían alcanzar la cima de cualquier edificio en Lebanon”.

Una cápsula del tiempo de madera, colocada en los terrenos de la iglesia durante su construcción en 1859. Desafortunadamente, todo el contenido de la caja se había desintegrado. (Foto proporcionada)

Contratado como el pastor número 19 en la historia de la iglesia, Jones dijo que acordó ser el pastor en St. John’s con la esperanza de poder cambiar el rumbo de una base de miembros en declive.

Advertisement

“Nunca entré al ministerio con la intención de cerrar una iglesia”, dijo Jones. “Ver a una iglesia pasar por esto ha sido muy difícil. Fue una lenta espiral descendente en la que habían estado durante bastante tiempo”.

Jones notó que había muchas razones por las cuales la iglesia no podía recuperar nuevos miembros. La incapacidad de atraer y retener a nuevos miembros para reemplazar una membresía de la iglesia que envejeció fue el principal culpable.

“La razón más importante es que era una congregación más antigua que carecía de jóvenes y familias más jóvenes”, dijo Jones. “La iglesia no pudo atraer a las familias más jóvenes porque los adultos mayores carecían de la energía necesaria para crear los tipos de programas que atraen a los jóvenes”.

La fuente bautismal de San Juan está ahora en el santuario de San Marcos. 
La fuente fue comprada en 1873 por un total de $79. (Foto proporcionada)

Jones dijo que St. John’s tiene una historia bastante interesante que, de alguna manera, es anterior a su servicio de puesta en servicio el 18 de octubre de 1860, aproximadamente seis meses antes del comienzo de la Guerra Civil.

La iglesia fue un spin-off de Tabor United Church of Christ, fundada en 1760, y que sucede que es el mismo año en que se construyó la icónica Washington House en la cuadra 1000 de Cumberland Street.

Advertisement

Leer más: Día de Tabor y el increíble viaje de una iglesia de Lebanon

“No hubo animosidad entre los miembros de Tabor y St. John’s porque lo vieron como una oportunidad para hacer crecer el ministerio local”, dijo Jones. “La piedra angular se colocó en mayo de 1859 y cuando recientemente sacamos la cápsula del tiempo, desafortunadamente estaba en una caja de madera y todo en la caja se había desintegrado”.

Tazas de comunión en San Juan. (Foto proporcionada)

Jones dijo que la iglesia existió tanto como lo hizo gracias al uso de la alta adoración, lo que significa que los miembros practican numerosas tradiciones durante un servicio que se transmitió de generación en generación.

“Hay mucho de pie y de rodillas y cuando vine por primera vez, realmente tuve que adaptarme a ese formato”, dijo Jones. “Los miembros de esta iglesia encontraron su conexión con Dios a través de una alta forma de adoración. Si bien eso es lo que les ayudó a aguantar tanto tiempo, es, desafortunadamente, lo que los ha dañado en los tiempos modernos. Es más difícil llegar a la generación más joven porque no están interesados ​​en practicar esas tradiciones”.

Advertisement

Cuando quedó claro que la familia de la iglesia se acercaba al final de su larga carrera, los miembros comenzaron a tener conversaciones aproximadamente un año antes del servicio final el 28 de junio sobre el futuro de San Juan.

Advertisement

“Tendríamos reuniones congregacionales y alguien haría una pregunta y la conversación giraría en torno a que no podemos recuperarnos de esto, no podemos cambiar esto”, dijo Jones. “Fue difícil hacer el trabajo de la iglesia, y el trabajo involucrado en el funcionamiento de una iglesia tan grande se volvió demasiado”.

Advertisement

Sometidos a una votación que nadie quería realmente, la congregación votó 17 a 6 para cerrar las puertas para siempre y trasladar los activos de la iglesia y la membresía restante a la cercana UCC de San Marcos , ubicada en el bloque 400 del 8 de N. Calle.

Aunque COVID-19 le robó a la membresía de reunirse en lo que debería haber sido un momento para recordar y lentamente, pero seguramente, decir adiós, unos 50 miembros asistieron al servicio final en St. John’s el último domingo de junio.

“Había un estado de ánimo pesado en el santuario; fue un servicio emocional “, dijo Jones. “Celebramos la comunión, y la única canción que cantamos fue” Jesus I Live to Thee “, que fue escrita [en 1850] por [Rev.] Henry Harbaugh. Aunque se desanimó el canto debido al coronavirus, simplemente no parecía correcto si no cantaba esa canción dada la historia de la iglesia”.

Jones said the last service also witnessed the removal of key church articles, Jones dijo que el último servicio también fue testigo de la eliminación de artículos clave de la iglesia, incluida una Biblia masiva presentada por el pastor de Tabor, el reverendo FW Kreamer, al reverendo Henry Harbaugh, primer ministro de San Juan. a massive Bible presented by Tabor’s pastor Rev. F. W. Kreamer to Rev. Henry Harbaugh, St. John’s first minister.

(Foto proporcionada)

“Llevamos a cabo algunos de los artículos más importantes con los miembros de St. John’s entregando estos artículos a St. Mark’s”, dijo Jones. “La cruz en el altar, el plato de la ofrenda, que representa nuestro trabajo para la iglesia, y un libro de adoración, que significa que nuestra adoración continuará en una nueva ubicación”.

Ese último servicio fue agridulce para Shirk, quien se casó en St. John’s en 1992, vio a sus dos hijos bautizados allí en 2001 y 2004 y sirvió como el lugar para el funeral de su madre en 2018 y el de su padre menos de un año después.

Advertisement

“Fue extraño no ir estos últimos meses, pero me alegré de tener el servicio final para cerrar”, dijo Shirk, conteniendo la emoción. “Todavía era difícil porque quería abrazar a la gente y, sin embargo, sabía que no podía hacer eso. Hay un proceso de duelo y duelo, realmente, al tener tanta participación familiar. Todavía hay un puñado de personas que me conocen desde el día en que nací, por lo que también fue muy difícil. Lamento llorar por perderlos también, y ha habido mucha tristeza en todo este proceso”.

Si bien no ha elegido una nueva iglesia en casa debido a la pandemia, Shirk espera con ansias el día en que pueda entrar por las puertas para comenzar lo que con suerte será una nueva tradición familiar.

Traducido por Nelly Arvizu


Si bien no ha elegido una nueva iglesia en casa debido a la pandemia, Shirk espera con ansias el día en que pueda entrar por las puertas para comenzar lo que con suerte será una nueva tradición familiar.

Regala el periodismo local.
Si está agradecido por lo que LebTown aporta a la comunidad, considere unirse a nuestra causa como miembro. Los miembros pueden ver nuestro calendario de publicaciones cada semana, además de invitaciones a nuestro grupo de Facebook solo para miembros y horas felices.

Regístrese para obtener una membresía anual utilizando el siguiente enlace, y le daremos una taza LebTown gratis en la próxima hora feliz.

Obtenga más información y únase ahora aquí.