Opiniones de los estudiantes: ELCO junior analiza la experiencia con la educación híbrida en medio de una pandemia

6 min readPosted October 16, 2020

As a new community service, LebTown will begin publishing Spanish language translations of coronavirus news. We will do our best to get as much information out to the public as quickly as possible.

Como un nuevo servicio comunitario, LebTown comenzará a publicar traducciones en Español sobre las noticias de el Coronavirus. Haremos todo lo para transmitir al público la mayor cantidad de información posible.

English

¿Cómo está afectando a los estudiantes la pandemia de coronavirus? Quién mejor para decirnos que los propios estudiantes. Hoy publicamos una presentación de Lucy Bickel, junior de ELCO.

Si me hubieras preguntado cómo sería mi experiencia en la escuela secundaria, con coleta deportiva, despreocupada, en el jardín de infancia, probablemente habría dicho que tendría una experiencia tan perfecta, tan emocionante y tan memorable como Troy y Gabriella de la escuela secundaria. Musical tenía. Pero, si me preguntan ahora, un estudiante de tercer año en la escuela secundaria Eastern Lebanon County (ELCO), cómo creo que va mi experiencia en la escuela secundaria, diría que la única palabra que estuvo a la altura de mis expectativas de cinco años fue esta fatídico, nueve letras uno: memorable, y no de la forma que esperaba. 

Advertisement

Mientras que algunas generaciones vivieron guerras mundiales, la nuestra está viviendo una pandemia global por el coronavirus, conocido como COVID-19. Al quitar nuestro segundo semestre a partir del viernes 13 de marzo de 2020, el coronavirus suspendió los deportes de primavera, canceló el baile de graduación y se llevó la vida de algunos en el condado de Lebanon y miles en todo el mundo. Mientras que algunos continuaron con sus días como lo harían antes del coronavirus, otros se ajustaron a la nueva normalidad, donde las mascarillas se convirtieron en su escudo en la lucha contra esta peligrosa enfermedad. 

Durante el verano, mi familia tomó todas las precauciones recomendadas; usamos máscaras en público, nos separamos dos metros cuando hablamos con amigos y familiares, y compramos suficiente desinfectante de manos y papel higiénico para que dure toda la pandemia, o eso pensamos. Observé con asombro cómo mis padres, que son maestros de más de 20 años en el condado de Lebanon, trabajaron incansablemente para crear un nuevo plan de estudios y navegar a través de los nuevos cambios que enfrentaron este año con respecto a los cambios en la educación. Mientras tanto, asistí virtualmente a visitas a la universidad y traté de descubrir cuál sería el próximo capítulo de mi vida sentado detrás de la pantalla de mi MacBook Air. Y lo más desgarrador de todo, saludé a mi abuela por última vez mientras me sentaba a dos metros de ella a través de su porche. Ella falleció un día después inesperadamente, pero nadie sabe exactamente por qué. Tuvo neumonía la semana anterior y los dos resultados de sus pruebas de coronavirus dieron negativo, pero ¿quién puede decir que no contrajo el virus al salir del hospital? ¿Quién puede decir que mis padres no le contagiaron el virus cuando le dejaron la compra? ¿Y quién puede decir que no le transmití el virus mientras la visitaba a través de su porche de pantalla?

En toda mi vida, nunca había estado tan nervioso hasta los recientes eventos relacionados con el coronavirus. Quiero decir, me quitó el año escolar que me quedaba, mi cordura y posiblemente mi abuela. Después de mi verano lleno de acontecimientos e inesperado, no podrías haberme pagado para que dijera que volveríamos a la escuela en el otoño. 

Bueno, supongo que habría ganado mucho dinero si hubiera apostado a que regresaríamos a la escuela el 30 de agosto de 2020, porque eso es exactamente lo que sucedió. Antes del primer día, la administración les dio a los estudiantes y las familias varias opciones con respecto a cómo su hijo asistiría a la escuela durante el primer trimestre del año escolar 2020-2021: 

Advertisement
  1. Asistir en un horario híbrido en persona, donde los estudiantes con apellidos AK (Blue Team) asistirían a la escuela en persona los lunes y martes, los apellidos LZ (Gold Team) asistirían a la escuela en persona el jueves y viernes, y el miércoles Ser un día asincrónico, donde los estudiantes aprenderían desde casa y tendrían que completar las tareas asignadas virtualmente. En los días en que el estudiante no asistía a la escuela en persona, el estudiante se transmitía a sus clases y las veía y participaba en vivo en la aplicación de reuniones Zoom Attend school synchronously, meaning that the student would not attend school in-person but would be streamed into the same classes they would’ve had in person through Zoom
  2. Asistir a la escuela sincrónicamente, lo que significa que el estudiante no asistiría a la escuela en persona, sino que sería transmitido a las mismas clases que hubiera tenido en persona a través de Zoom.
  3. Asistir a la escuela de forma asincrónica, donde los estudiantes se inscriben en el programa de escuela cibernética de ELCO, Academia Virtual 

De estas opciones, elegí el modelo híbrido porque podría ver, aprender y comunicarme con mis amigos, compañeros de estudios y maestros en persona, incluso si solo fuera por dos días a la vez. Sin embargo, dado que mi apellido comenzó con B, inmediatamente me sentí aislado de todos mis compañeros de estudios con apellidos LZ porque, aunque estamos aprendiendo el mismo contenido, no los vi físicamente durante todo el día. Siempre que veía a un estudiante de LZ fuera de la escuela, era como si estuviera viendo un fantasma. Toda la experiencia entre el Blue Team y el Gold Team fue como si fuéramos dos barcos pasando en la noche. 

Los días en que asistía a la escuela en persona, absorbía cada minuto. Siempre me ha gustado la escuela, pero nunca me di cuenta de cuánto echaba de menos la escuela antes del coronavirus hasta que sucedieron los cambios. Cada día que estoy en persona, tengo que asegurarme de no estar uno, ni dos, sino diez pasos adelante para esperar lo inesperado. Siempre en guardia, cualquier pregunta que tenga para mis maestros les hago cuando estoy en persona porque, para mí, escribir un mensaje de Schoology a un maestro sobre una pregunta no tiene el mismo efecto que obtener ayuda en persona. . Al planificar con anticipación, cuando tengo que hacer un examen, lo programo para cuando esté en el edificio, lo que puede ser difícil cuando solo estoy en persona dos de los cinco días de la semana escolar. Con temor Arrastro mis libros de texto de historia y física de cinco libras, así como mi clarinete de ida y vuelta a la escuela todos los días en caso de un cierre, porque, como vimos en marzo, cualquier día en la escuela en persona podría ser el último en meses. a la vez. Además, viajar entre clases a veces sirve como una carga adicional con los pasillos de un solo sentido recién impuestos. Incluso con estos desafíos que solo conllevan dos días de instrucción en persona, estoy agradecido de poder tener interacciones sociales con mis amigos, compañeros de estudios y maestros sin estar detrás de una pantalla.

Advertisement

Es posible que haya hablado demasiado pronto porque, los jueves y viernes, mi computadora portátil es mi mejor amiga mientras me acerco a mis clases desde la mesa de la cocina. Para mí, todos los días en la escuela Zoom (así es como llamé los días en los que aprendo sincrónicamente) es como el Día de la Marmota. Mismo enlace de Zoom, día diferente. Misma clase, excepto que mi vista es desde el escritorio de mi maestro en lugar de mi escritorio. El mismo tipo de lección, excepto que la estoy aprendiendo con mi shih tzu sentado a mi lado. En mi opinión, siento que la escuela Zoom es mucho menos personal que aprender en persona. Tan pronto como el maestro nos despide y firmo la reunión de Zoom, me siento aislado de la emoción que está sucediendo en el aula. Es como un atleta que mira el partido con un pie roto: me siento marginado. 

Sin embargo, hay algunos estudiantes que aman el nuevo formato de escuela. Disfrutan asistir a la escuela desde la comodidad de su propio hogar porque les reduce la ansiedad y les resulta menos estresante. En mi caso, sin embargo, ver la escuela en la televisión, quiero decir, a través de Zoom, es más estresante que asistir a la escuela en persona. Siempre tengo miedo de que mi conexión se vuelva loca y no pueda conectarme a mis clases de Zoom. Estoy tan preocupado que no voy a acercar el zoom a tiempo hasta el punto en que tenga nueve alarmas configuradas en mi teléfono durante los días sincrónicos. Además, cada vez que nuestro maestro nos deja ir temprano, me cuesta descubrir cómo usar mi tiempo extra. ¿Debería tomarme este tiempo para resolver tres problemas y medio de precálculo? ¿O debería comer algunos Cheez-Its y ver Dance Moms durante diez minutos antes de mi próxima clase? Tengo esa batalla en mi cerebro al menos cinco veces al día cuando estoy en la escuela Zoom. 

Sin embargo, de todos estos escenarios interesantes, hacer pruebas y cuestionarios desde la mesa de mi cocina es, honestamente, lo más extraño de asistir a la escuela sincrónicamente. Algunos profesores les dan a todos sus estudiantes pruebas y cuestionarios el mismo día, mientras que otros asignan el Equipo Azul cuando están en persona y el Equipo Dorado cuando están en persona. Es una dicotomía interesante de pruebas y cuestionarios este año en comparación con el año pasado porque, antes del cierre, todos lo tomaron el mismo día, mientras que este año, los días de prueba de todos fueron escalonados. Tomar exámenes y cuestionarios en casa también permite la posibilidad de que más estudiantes hagan trampa, pero supongo que con el coronavirus en su conjunto, las escuelas solo pueden dar y recibir hasta cierto punto. 

Creo que, de todo lo que me ha traído 2020, la cantidad de estrés con respecto a lo desconocido que me ha arrojado es tremendo. No me consideraría una persona ansiosa, pero siento que este año compensa mi falta de estrés en años anteriores. No puedo hablar por todos los estudiantes de mi edad, pero siento que algunos de nosotros, incluido yo, estamos en nuestro punto de quiebre. En realidad, nadie esperaba que la escuela en medio del virus durara tanto como lo ha hecho, y el estrés adicional del trabajo escolar, los deportes y las actividades extracurriculares, sin mencionar el COVID-19, parece estar colocando una carga adicional sobre todos nosotros. Todos solo esperan una vacuna y que el coronavirus termine, pero ¿es esa esperanza suficiente? 

Advertisement

En mi opinión, sí; esperanza es lo que necesitamos en este tiempo impredecible. Solo sigo recordando los días anteriores al covid y lo mucho que significaron para mí y espero volver a experimentar días como esos. Nunca supe realmente cuánto había dado por sentado las pequeñas cosas de la vida hasta que el coronavirus se llevó la mayoría de ellas. Si pudiera darle un consejo a un niño ingenuo de cinco años, le diría: “No importa lo difíciles que se pongan las cosas, solo puede mejorar, y debes tener esperanza y fe en ti mismo que Eso pasará.” Todos podemos superar este capítulo de nuestras vidas centrado en el coronavirus juntos, ya que todo esto es parte de nuestra historia.

Traducido por Nelly Arvizu

Advertisement

More Stories